Columnas

Coronavirus y medidas presupuestarias

El Gobierno ha optado por medidas restrictivas sacrificando básicamente la inversión pública.

El nuevo virus que tiene alarmada a la población mundial, con fuerte impacto en la economía, fue aprovechado por el Gobierno para imponer medidas presupuestarias que lo ayudarán a la conclusión de su período. El país, como siempre, será solidario ante esta crisis de salud.

La caída temporal de los precios del petróleo encuentra al Ecuador sin previsiones para asumir esta contingencia, como sí lo están por ejemplo, países vecinos como Colombia y Perú, cuyas reservas o ahorros le permiten afrontar la emergencia económica derivada de la ya declarada pandemia de esta nueva enfermedad pulmonar.

Duele profundamente esta triste realidad nacional. Es verdad, el anterior gobierno derrochó los altos ingresos que recibió por los elevados precios del petróleo que superaron holgadamente los $ 100 dólares por barril, pero esa ocasional bonanza fue despilfarrada y mal utilizada en contratos de obra pública y adquisiciones con sobreprecios, viajes al exterior, crecimiento desmesurado del gasto público, a lo que se agregó una ilegal y abultada deuda pública, a la que no escapó el uso de dineros del IESS, que como consecuencia de aquello padece una preocupante situación económica. 

El actual gobierno, lejos de buscar soluciones a la crisis heredada luego de que encontró que “la mesa no estaba servida”, no tomó oportunamente a inicios de su mandato medidas de austeridad y racionalidad del gasto público para equilibrar el déficit fiscal, ni menos aún elaboró un plan de reactivación económica, omisiones con las que ha incrementado la crisis, que ha ido afectando los escuálidos bolsillos de los ecuatorianos, sumergidos en una creciente pobreza, carencia de empleos y auge de la delincuencia.

El Gobierno ha optado por medidas restrictivas sacrificando básicamente la inversión pública. En resumen, lo real es que los errores, omisiones, derroches y actos de corrupción, los terminan pagando quienes con su esfuerzo diario buscan cómo subsistir. Se espera en el corto plazo superar esta epidemia del coronavirus, pero la crisis económica del Ecuador continuará en un despeñadero, que deberá enfrentarla el próximo gobierno.