Columnas

Guayaquil

"Entramos a otra fase porque se nos comunica que la tasa de contagio bajó y la mortalidad está dentro de la más baja de la región, por tanto es lógico que continuemos la reactivación y se restituyan los derechos individuales"

columna viernes
"Debemos aprender, con responsabilidad, a diseñar y convivir en nuevos esquemas".Adrián Peñaherrera

Guayaquil continuará en semáforo amarillo por decisión de la alcaldesa, es decir que quiere continuar con restricciones a la circulación pública, capacidad de reunirse, apertura de planes piloto para educación presencial y cosas por el estilo. El cargo para el que fue elegida popularmente le confiere ciertas competencias y la alcaldesa de la ciudad anuncia discrepancias con el plan gubernamental “Yo me cuido”, basado en principios de corresponsabilidad y autorregulación y en el hecho de que el estado de excepción no será extendido.

Habrá límites a lo que la alcaldesa pueda imponer y aunque “cosas por el estilo” suene a tema ligero, estas son las cosas que conforman nuestra más íntima y reservada vida privada; dónde, cómo y cuándo se educan nuestros hijos, a quién, cuando y por qué invito a alguien a mi casa y finalmente, cómo ejerzo mi libertad de escoger sobre mi vida, y la de mis dependientes, sin perjudicar a los demás. Las libertades individuales corren riesgo de desaparecer cuando el “bien mayor” es parte del discurso. Difícilmente olvidaremos la fase crítica de la pandemia cuando nuestra querida ciudad era el foco de contagio y cabe agradecer a todos quienes ayudaron a mitigar el impacto de esos días y a quienes lo siguen haciendo, bien sea desde la agenda pública o desde la privada, pues no se desconoce que la ciudad fue puesta a prueba de una forma inesperada. Fue la fuerza integral de ciudadanos y autoridades -los desobedientes comprueban que hay obedientes- la que nos sacó adelante y debe seguir siéndolo. Entramos a otra fase porque se nos comunica que la tasa de contagio bajó y la mortalidad está dentro de la más baja de la región, por tanto es lógico que continuemos la reactivación y se restituyan los derechos individuales.

En el camino de recuperación la alcaldesa anuncia que suspende el cobro de tasas y patentes para el 2021 y la ciudad agradece medidas que apoyan la recuperación económica y social. A su vez se ha anunciado la reforma de la calle Panamá como un área peatonal cultural, temas que fueron de bastante interés durante la campaña de elecciones seccionales, y la ciclovía que va más adelantada, ya no solo como vehículo ecológico y de bajo costo, sino como una necesidad fundamental en una ciudad que busca evitar aglomeraciones. Por esa misma línea de ideas, el transporte fluvial sería una gran alternativa -propuesta hecha por el candidato de CREO, Francisco Jiménez- para contribuir a acortar tiempos de traslado y el encierro, que en época de COVID puede ser tan pernicioso. El modelo de transporte fluvial no debería ser costoso y puede ser explorado en el formato de las alianzas público-privadas, tal cual se hizo con la Aerovía, que en su caso tiene un límite bajo de transporte por unidad y es un ambiente encerrado. La diversificación contribuye a que, no solo los guayaquileños, sino el gran Guayaquil esté conectado de manera eficaz.

La pandemia nos enseñó que el modelo de adaptación requiere flexibilidad, pragmatismo, precaución y responsabilidad, por eso llama la atención que se escoja la palabra “inamovible” para definir la posición del Cabildo ante cambios en la apertura a planes piloto educacionales. Debemos aprender, con responsabilidad, a diseñar y convivir en nuevos esquemas.