Columnas

Se te acabó el chiste

La necedad de votar por la misma mentira que esconde la pobreza en ofertas millonarias es una trampa y tu ligereza solo la aúpa”.

Así le dijo una señora que conozco a su hija que se quería pasar de necia. Ahora me imagino lo que esa señora nos diría a sus hijos, los ecuatorianos, en diciembre 2020.

“Se te acabó el chiste; el déficit no da para más deuda, el Estado no da para más bonos solidarios, avíspate que la plata de la educación se la llevaron, si no, mira bien cómo quedó Yachay, la superuniversidad donde prometieron darte educación pionera. ¿Te acuerdas? Hasta tuvieron que derrumbar los edificios por fallas estructurales. ¡Ah!, no he terminado; mira cómo quedó la refinería donde se prometía una inversión inmensa, mil quinientos millones para aplanar tierra. Y te cuento hijito que hay harta gente que pagó por una casa en la ciudadela la Victoria y quedaron sin casa y sin plata”.

“-Pero mamá”- interrumpe un hijo-, “que me escuches so necio, ¡que se te acabó el chiste! ¿No entiendes? Que se robaron miles de millones, que siguen agarrados a la venta petrolera, que la corrupción rebosó la cloaca donde tú debías tener un futuro y donde los recursos del petróleo debieron dar crecimiento sostenido. Mira hijito, el chiste se acabó, y necios como tú insisten en seguirse riendo de cosas que dejaron de ser chistosas hace rato. No es chistoso que alguien diga que quiere quedarse en el poder por 20 o 50 años, no es chistoso que se hable del “pueblo al poder” igualito que en Cuba se refieren al castrismo como “la revolución”. Tampoco es chistoso eso de sacar oro de los teléfonos como minería inversa, no des espacio a la mamarrachada. Entiéndeme, no tienen con qué pagar mil dólares a mil familias porque simplemente no hay la plata. Se te acabó el chiste de andar desinformado y repetir cualquier cosa, infórmate de que para poder sobrevivir este año el Gobierno se endeudó con un préstamo inmenso y ya no tenemos cómo pagar más préstamos. Entiende que el empleo no lo da el Estado, el empleo lo generan los privados y si ellos no invierten no hay empleo. Tampoco es chistoso que un partido, de plata corrupta, fuerce la candidatura de alguien que, por su propio desorden e intereses, ¡ahora amenaza con caotizar el proceso electoral del país entero!”

“Se te acabó el chiste, deja de reírte de pavadas que terminan afectando tu vida de una manera concreta. Reírte de todo te convierte en parte del problema. Entiendo que te frustres porque todo es un caos, pero en el caos se necesita visión para superarlo. Necesitamos enfocarnos en despertar fortalezas en el país, en apuntalar el comercio, el despertar la memoria marítima y fluvial, en potenciar las fortalezas de nuestro territorio y el talento de cada individuo. Es momento de buscar las oportunidades que nos ayudarán a crecer porque si seguimos prendidos del meme y del chiste del momento, entonces ¡no avanzamos nunca! ¿Entiendes lo que te dijo hijito? Mañana no te quejes de que los “políticos” están en TikTok, porque si llegan a esa red a bailar y mostrar lo que no deben es porque tú estás allí para verlos. Los políticos son un espejo de la sociedad y viceversa, al final todos somos ciudadanos y es hora de dejar el chiste de lado. La necedad de votar por la misma mentira que esconde la pobreza en ofertas millonarias es una trampa y tu ligereza solo la aúpa”. Sobra decir que la desdolarización no es chiste.