Columnas

Enfrentar el coronavirus

'La pregunta es: ¿qué estás haciendo tú?'.

En este tránsito de sorpresivo desconcierto, dolor, preocupación, desafío y esperanza, deambulamos buscando sentidos y algo de serenidad… Podría ser desde el pragmatismo con el convencimiento de que “todo va a pasar”, nutriéndolo con algo de historia y ciencia. Ocupa un lugar central la religión, con su dimensión abarcadora, simbolismos icónicos y prácticas tranquilizadoras. Juegan también su papel las pertinentes intervenciones psicológicas y en algunas personas las buenas intenciones futuras como “ahora sí vamos a defender el planeta y nos haremos verdes”.

Pero más allá de toda interpretación o práctica centrada en nosotros, hay que estimular la ¡solidaridad, solidaridad y más solidaridad! ¡Lo que está sucediendo en nuestra ciudad, nuestro país y el mundo entero es muy grave! Manos a más acción, digo más, pues constatamos que ya se está dando.

En términos prácticos, me refiero a ayudar a los pacientes, sus familias y sus cuidadores (médicos, enfermeras, técnicos varios), elaborando implementos varios como mascarillas, etc.; haciendo campañas por todos los medios posibles para, por ejemplo, que no salgamos de las casas; y mil veces sí, haciendo donaciones de dinero a organizaciones serias para alimentos, remedios, equipos y también ayudando a financiar experimentos de médicos guayaquileños para suministrar componentes sanguíneos de personas ya curadas, a otros en estado crítico. Los recursos buena falta hacen en nuestro país que fue devastado por la corrupción.

¡Por favor que prime la sensatez, no más búsqueda de culpables! Perdemos tiempo y energías. Ni culpables individuales, ni organizacionales ni de ciudades enteras. Es inútil y ridículo… No he visto que Washington acuse a Nueva York, ni Roma a Milán. La situación es compleja y sin una mirada sistémica no podemos ni siquiera acercarnos a entender el fenómeno que nos amenaza.

El Gobierno está trabajando bien y como puede, con orientación de la OMS y son medidas similares a las de todo el mundo… Y saldremos de esta pandemia con ensayo y error.

La pregunta es: ¿qué estás haciendo tú?