Columnas

Trucos y monopolio V

Las más de 400 ofertas irregulares que se presentaron para la compra de medicamentos y los cerca de 3.200 contratos...

Otro amarre del Sercop fue permitir concursar a los “combos” o “parrillas” que son una mezcla de medicamentos e insumos. Jamás pudo concursar una institución profesionalmente seria que comercializaba medicamentos o insumos.

Cuando alguien quiso concursar, sea con medicamentos o sea con insumos, le fue negada su participación ya que la condición para participar era ofertar el “combo” completo con todas sus especificaciones.

Se dio el caso de un “combo” solicitado por un hospital de El Oro, que ante la posibilidad de que alguien pudiese ofertar algo igual a su listado, puso como otro de los integrantes del “combo” una lámpara manual que tuviese en su extremo tres focos: uno de luz verde, otro de luz amarilla y un tercero de luz roja, sin conocerse la utilidad de dicho artefacto. Los tres compadres ya seleccionados por el director o gerente presentaron sus ofertas y ganó la de mejor precio, que por supuesto estaba muy bien sobrefacturado.

Pero la historia y experiencias no se han escrito para el Sercop, puesto que me han informado que se estaría “cocinando” una nueva subasta inversa dizque para aprovechar el tiempo que queda de gobierno y hacer un lucrativo negocio, aunque los medicamentos que sean adjudicados no sirvan para nada. ¿Quién en el Sercop pretende organizar esta nueva subasta, que en atención a las condiciones económicas del país le correspondería organizar, de ser conveniente, al próximo gobierno?

Las más de 400 ofertas irregulares que se presentaron para la compra de medicamentos y los cerca de 3.200 contratos, demostraron la incompetencia del Sercop, incapaz de comprobar requisitos y conveniencias para participar.

El Incop, un cáncer agresivo fue extirpado; más su hijo putativo, el Sercop, siguió su tradición corrupta, aprovechándose del bandolerismo hospitalario e institucional enraizado en el país.

Moralicemos las compras de medicamentos. ¿Por qué no se adopta el sistema de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, cuya efectividad y éxitos se han probado desde hace 20 años? Que desaparezca el Sercop y nos libraremos del oprobio y de un antro de corrupción.

Y sigo andando…