Luz roja (III)

  Columnas

Luz roja (III)

"Tenemos que reconocer que son productos biológicos experimentales y si algo no somos, es conejillos de Indias. Estoy seguro de que tantos interrogantes deberán ser ventilados"

Frente a tantas dudas, debe aclararse de manera enfática que la biología del virus SARS.CoV-2 y su comportamiento dentro del ser humano es totalmente desconocida; no se ha podido determinar exactamente la potencia de las vacunas en proceso de comercialización; se desconoce la duración de los anticuerpos formados en nuestro organismo; son impredecibles los efectos secundarios mediatos o tardíos que puedan presentarse a consecuencia de su aplicación ya que para ello, habrá que esperar cuando menos un año; y nadie ha aclarado la posibilidad de que tengamos que seguir vacunándonos de por vida para evitar serios efectos de la vacunación genética que fuimos obligados a recibir.

Una vez aplicada la vacuna, todo cuanto produzca o genere en el organismo del vacunado será irreversible; es decir, ninguno de los trastornos que aparezcan podrán ser tratados o curados.

Entiendo como persona y como médico la necesidad de una protección específica contra el virus, pero a cuenta de la misma no podemos aceptar que se nos aplique un producto biológico desconocido y totalmente experimental, debiendo recordarse, que es imposible desandar lo andado en materia inmunológica, donde impera la rigurosidad científica.

No precisaré las dificultades que se presentarán desde la salida de la vacuna de las fábricas, su transporte, almacenamiento y distribución hasta el momento en que sean aplicadas. Hay una vacuna que deberá conservarse a menos 70° C. ¿Será parte del proceso la venta de congeladores de tan alta potencia?

La actitud de los fabricantes en el sentido de que su propósito es servir a la humanidad, la ponemos en duda, ya que se trata de empresas privadas las que se han lanzado a la elaboración de estas potenciales vacunas, que no lo son bajo el estricto significado etimológico, y que el impacto de su producción ha tenido una importante repercusión en los mercados bursátiles. Tenemos que reconocer que son productos biológicos experimentales y si algo no somos, es conejillos de Indias. Estoy seguro de que tantos interrogantes deberán ser ventilados.

Y sigo andando…