Columnas

Hacia un nuevo modo

"Siguen en modo pavor, y mientras esas condiciones externas sigan tan amenazantes, seguirá su retorno a lo seguro"

Las imágenes de esta semana impactan necesaria y tristemente en nuestra forma usual de ver la vida. Estadounidenses comportándose como los grupos orquestados de la revolución ciudadana y de indígenas coaptados por ella, en Ecuador; o como la izquierda radical de Chile, quemando edificios, profanando iglesias, saqueando locales comerciales para mostrar su inconformidad; o la Organización Mundial de la Salud, con un manejo sospechoso y errático de la pandemia, con una agenda que refuerza la teoría de la conspiración, de que hay una agenda entre los progresistas antisistema y el sistema de la ONU, contra los conservadores y hasta Anonymous, que le advierte a Bill Gates y su proyecto ID2020, en divulgar sus secretos.

Y mientras tanto acá, el dúo dinámico de mujeres fuertes, la fiscal y la ministra, decidieron enfrentar a las mafias descontroladas que se han tomado el Estado, en un crecimiento pavoroso de los casos de corrupción, que solo se compara con el aumento del desempleo, de la economía subterránea, la informalidad y la pobreza; entre tanto, cae el consumo en los hogares, cae la producción y cae la liquidez del país.

Este es un mundo desconocido. Decía un joven asesor político hace poco, mientras todo esto ocurre puertas afuera, el ciudadano común parece que regresa a la cueva (casa) y no se anima a salir de allí, pues en su cueva el Homo sapiens y el hombre de hoy se sienten más seguros. Siguen en modo pavor, y mientras esas condiciones externas sigan tan amenazantes, seguirá su retorno a lo seguro.

Lamentablemente, en estos 315 mil años, construimos algo diferente; más bien, creamos comunidades, ciudades, países, regiones, economías, que nos urgen a que cambiemos del modo pavor al modo acción positiva.

Si no queremos globalización, libre mercado, socialismo, ni comunismo, ayudemos a encontrar un nuevo modo de relacionarnos, pues lo antes descrito no es la vía. Urge que participemos activamente en los diálogos que se preparan para salvar al país, lleguemos a acuerdos. Ojalá que la toma de consciencia sea más bien planetaria. ¡La situación no va más!.