Columnas

¡Qué falta de respeto!

¿Tendremos tiempo en estos once meses preelectorales para implementar esa fusión? Ojalá.

A todos los ecuatorianos debería dolernos que en 33 meses de gobierno del presidente Moreno hayan asumido cuatro ministros de Ambiente. 

Que alguien me explique ¿cómo es que en este país, que se ufana de ser uno de los países más megabiodiversos por kilómetro cuadrado, que según CepalStat (2012) es el segundo país latinoamericano en protección de áreas con un 37 % en el sistema de áreas protegidas, que tiene 8 patrimonios y que actualmente impulsa sus productos de exportación con la estrategia de diferenciar su producción bajo la característica de Premium & Sustainable, puede tener coherencia en su manejo ambiental con tanto cambio de timonel? ¿Alguien, en su sano juicio realmente cree que se puede mantener una estrategia ambiental seria con tanta inestabilidad en el ministerio rector? ¿Alguien le informo al gobierno que mas del 34 % de la población del Ecuador es ‘millennial’ y que más del 31 % son generación Z, que ambas están aptas para votar, que estas dos generaciones son motivacionales y que una de sus motivaciones es la preservación del medio ambiente? 

Sobre la fusión del Ministerio del Ambiente y Senagua, ya desde el 2001 mi equipo en el MAE, lo propuso, basados en que la única institución que puede ver transversalmente la preservación del recurso, es justamente ese ministerio. Agua es más que agua potable. 

Agua es más que saneamiento. Agua es más que disfrute turístico. Agua es más que producción industrial. Agua es más que desarrollo agrícola. Agua es más que disfrute escénico. Agua es más que botín político para que la dirigencia indígena presione a los campesinos a asistir a levantamientos. ¿Tendremos tiempo en estos once meses preelectorales para implementar esa fusión? Ojalá.

Agradezco a Raúl Ledesma por su valioso aporte para darle al tema ambiental un espacio en la política. No tengo el gusto de conocer al ministro Juan Sebastián DeHowitt, pero le deseo el mejor de los éxitos. No obstante, para manejar esa cartera de estado no es suficiente ser de la generación que nació con conciencia ambiental, se necesitan conocimientos técnicos.