Columnas

La lucha electoral del Partido Demócrata

'Estados Unidos debe prepararse para tener a Trump un período más'.

En los Estados Unidos, prácticamente desde su existencia como país, ha habido en el campo político dos partidos: el Demócrata y el Republicano aunque, en varias ocasiones, han surgido políticos importantes que han lanzado sus candidaturas solos, pero no han logrado llegar muy lejos.

El Partido Demócrata celebró el martes elecciones primarias en 14 estados más el territorio de la Samoa. Sus dirigentes realizan estas elecciones primarias para que el día en que determinen el candidato que enfrentará al actual presidente Donald Trump, obtengan a la persona que crean sus partidarios está preparada para la gran batalla de las elecciones presidenciales de noviembre.

En principio se presentaron varios miembros del partido para competir, pero hasta ahora el exvicepresidente Joe Biden ganó en diez de los distritos y el senador Bernie Sanders en tres, con la práctica seguridad de que sean cuatro por la ventaja que tiene en el crucial estado de California.

Un poco tardíamente se presentó el multimillonario Mike Bloomberg, quien fuera gobernador de Nueva York, sin mayor éxito y pese a ser el séptimo hombre más rico del mundo. Gastó en poquísimo tiempo más de 40 millones de dólares en la campaña para ganar en el poco trascendental territorio de la Samoa. Bloomberg es multimillonario, nieto de inmigrantes y uno de los personajes más conocidos de la escena mediática, política y económica de Nueva York. Es incluso más rico que Trump, empresario, magnate de los medios de comunicación y filántropo estadounidense. Con los resultados obtenidos anunció su retiro de la carrera y que apoya a Biden.

Bernie Sanders y Joe Biden se convirtieron en los dos precandidatos más claros del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales.

El exvicepresidente Biden con los últimos triunfos obtenidos tiene asegurada su elección el supermartes de julio, pese a la obstinación de Sanders. “Me disgusta la idea de que Michael Bloomberg o cualquier multimillonario piense que pueden eludir el proceso político y gastar decenas de millones de dólares para comprar elecciones”, criticó el senador Sanders.

Ya queda poco camino para recorrer, Biden es el candidato demócrata. Bernie Sanders, quien se define como socialista, fue uno de los favoritos para ganar la nominación, algo que durante décadas parecía inimaginable en Estados Unidos.

Sanders, un senador izquierdista de 78 años, emergió como favorito para obtener la nominación demócrata tras ganar las primarias partidarias de New Hampshire. Ello y su segundo lugar en el caucus de Iowa mostró el vigor de la izquierda demócrata ante el sector más centrista del partido, en un país donde el término “socialista” era tabú en política.

Biden, el candidato centrista, ya ganador, demostró contar con el respaldo de estados del sur del país y tener una base importante de seguidores afroestadounidenses y de mayor edad. Es la tercera vez que el exvicepresidenteBiden participa en una elección demócrata con el fin de convertirse en el candidato presidencial. Biden compitió en la carrera de 2008 antes de abandonarla para unirse a la campaña de Barack Obama y convertirse en su vicepresidente.

Los ocho años que trabajó en la Casa Blanca liderada por Obama le han permitido hacerse con gran parte del legado del exmandatario, incluida la reforma del sistema de salud, un paquete de estímulo económico y la transformación de la industria financiera. Obama lo ha calificado como “el mejor vicepresidente que ha habido en Estados Unidos”. Su estrecho vínculo con Obama puede ser un factor clave en el respaldo que ha obtenido por parte de los votantes afroestadounidenses más jóvenes de la Cámara Alta.

En cuanto al candidato republicano que será Trump, porque no tiene ningún rival de peso en las primarias, recordemos que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017 sin haber sido el candidato más votado (fue electo por la mayoría del Colegio Electoral) y comenzó su mandato como uno de los presidentes más impopulares en la era moderna de EE. UU., según encuestas.

El Gobierno de Trump ha estado marcado por sucesivos escándalos y seis de sus exasesores han sido condenados por cargos derivados de la investigación sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016. Más aún, Trump es desde diciembre el tercer presidente en la historia de EE. UU. sometido a un juicio político y el primero que busca ser reelecto bajo tal proceso de ‘impeachment’.

Pese a tener a la prensa en contra, hay que reconocer que se ha convertido en un líder internacional, ya que en las reuniones del G-20 y el G-7, sus colegas están pendientes de las opiniones y decisiones que toma. En el aspecto económico ha sido un duro nacionalista y según cifras, el desempleo en su país ha bajado al 3 %.

Consideramos que será muy difícil que los demócratas lleguen a derrotarlo. Estados Unidos debe prepararse para tener a Trump un período más.