Momento de cambiar de sistema

  Columnas

Momento de cambiar de sistema

Sí es posible lograr una jubilación digna y alejar nuestros aportes de los tentáculos de la corrupción

El sistema de capitalización individual chileno ha generado 250.000 millones de dólares. De ese monto, el 79 % corresponde a rentabilidad por la capitalización de los aportes con un interés compuesto y el saldo, del 21 %, es el aporte de los trabajadores. Es decir, los trabajadores han recibido una altísima rentabilidad gracias al sistema y la economía se benefició.

Ese capital representa el 90 % del PIB chileno. 210.000 millones de dólares están en los fondos de pensiones y 40.000 millones de dólares en las compañías de seguros para cubrir las rentas vitalicias del sistema de capitalización.

El nuevo sistema elevó como cohete la tasa de crecimiento económico desde su creación en 1980 y evitó la quiebra del Estado chileno. Mediante un App cada trabajador conoce los resultados de las acciones de sus empresas, mientras financian el crecimiento nacional.

Treinta países han adoptado el modelo chileno de capitalización en sus sistemas de pensiones, porque el sistema de pensiones de reparto, creado en 1881 por el príncipe Otto von Bismark, ha quebrado o se dirige a una quiebra descomunal en los países como Ecuador, que lo mantienen vigente a través del monopolio público del IESS.

Ese resultado, que ha sido posible con una tasa de cotización significativamente inferior a las del antiguo sistema de pensiones de reparto y a la de la mayoría de los países desarrollados (el promedio de tasa de cotización para pensiones en países que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, es del 18,4 %), se explica principalmente por un buen resultado en la gestión de inversiones de los fondos de pensiones privados. De hecho, la mayor parte del total del fondo de pensiones acumulado en las cuentas individuales de los afiliados corresponde a ganancias de rentabilidad.

Es hora de abrir el debate para promover un cambio en el modelo de pensiones jubilares ecuatoriano. Sí es posible lograr una jubilación digna y alejar nuestros aportes de los tentáculos de la corrupción.