Columnas

Hermanos sin voz

El Gobierno tiene la obligación de disponer una inmediata movilización de brigadas médicas y del Ejército, utilizando el transporte aéreo.

El combate al coronavirus, desde el oficialismo, no ha estado a la altura de los efectos demoledores causados por esta pandemia. Así, si por una parte asoman señales de esperanza que empiezan a traducirse en cambios operados en la vida cotidiana de los centros urbanos, la situación que ocurre en la inmensa geografía rural de nuestro país es catastrófica y angustiosa.

Hemos recibido hace pocas horas un mensaje de Manuel Maiche, dirigente de las comunidades shuaras de nuestro oriente y presidente de la comunidad Kuamar, parroquia Macuma, cantón Taisha de la provincia de Morona Santiago. Se trata de un llamado de auxilio ante el contagio masivo que afecta a una enorme población asentada en esa extensa región de la patria. Manuel nos dice que cada día se multiplican los casos de coronavirus y que por ello, hace varias semanas, pidieron al Ministerio de Salud que enviara personal con pruebas rápidas a fin de iniciar la respectiva tarea de atención de salud, y hasta el momento no reciben respuesta alguna. Indica que hace algún tiempo llegaron a Kuamar dos médicos con tan solo 12 pruebas que ya habían sido tomadas a algunas personas, entre ellas al presidente de la Junta Parroquial y al teniente político de Macuma. Todas esas pruebas resultaron positivas. Sin embargo, enfatiza, “…hasta ahora no viene ningún personal de salud y pensamos que el Estado no quiere que se sepa lo que ocurre en estos territorios para dar a entender que se está ganando la batalla a la pandemia…”. Cabe señalar que la parroquia Macuma tiene alrededor de 60 comunidades con una población aproximada de 6.000 habitantes y que en el cantón Taisha hay más de 500 comunidades, donde la mayoría está contaminada. El vocero de estas agrupaciones sostiene además que la labor del gobernador de esa provincia se ha reducido al envío de estadística y añade “…los enfermos no necesitamos estadísticas sino apoyo humanitario…”.

El Gobierno tiene la obligación de disponer una inmediata movilización de brigadas médicas y del Ejército, utilizando el transporte aéreo.