Columnas

Empresas que regeneran ecosistemas y sociedades

La ganadería regenerativa busca el secuestro de carbono en el suelo, empleando prácticas de pastoreo holístico, reduciendo el uso de combustibles fósiles, fertilizantes sintéticos e incrementando la cantidad de materia orgánica en el suelo.

Comienza a emerger un tipo de empresas que presentan una propuesta de valor basada en la regeneración de ecosistemas naturales, la resiliencia y prosperidad del territorio donde están ubicadas. Estas son las empresas regenerativas. En América Latina están en actividades como la agricultura, la ganadería y el turismo.

En la agricultura, realizan prácticas de producción que incrementan la biodiversidad, riqueza del suelo, servicios ecosistémicos y contribuyen a la recuperación de recursos hidrográficos. Estas prácticas se conocen como agricultura regenerativa.

La ganadería regenerativa busca el secuestro de carbono en el suelo, empleando prácticas de pastoreo holístico, reduciendo el uso de combustibles fósiles, fertilizantes sintéticos e incrementando la cantidad de materia orgánica en el suelo. Esto se ha demostrado que contribuye a la mitigación de los efectos del cambio climático.

Finalmente, en la industria turística se habla de turismo regenerativo cuando se crean conglomerados de servicios que contribuyen al desarrollo territorial, la inclusión e involucramiento de comunidades locales y se crean las condiciones para adaptarse a la evolución de los ecosistemas naturales. En este contexto, la conservación y recuperación de cultura, idioma y costumbres de comunidades ancestrales son importantes para el turismo regenerativo.

Esta no es una nueva etiqueta para un conjunto de prácticas viejas. El foco de estas prácticas está en los ecosistemas naturales y en el territorio. Dadas estas condiciones, la empresa adapta un modelo de negocios que en primer lugar permita la regeneración de ecosistemas naturales destruidos y luego pueda obtener una rentabilidad razonable para el empresario.

Esto supone un nuevo paradigma de creación de valor: “El accionista o el consumidor dejan de ser el centro de la arquitectura de creación de valor. La creación de valor para el consumidor está supeditada a la regeneración del territorio y sus ecosistemas.”

Los negocios regenerativos son aún una idea periférica, pero comienzan a ganar impulso. El Ministro de Ambiente de este nuevo gobierno se refirió al concepto regenerativo como la orientación que tendrá su gestión.

Albert Einstein señalaba que “no podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos”. Alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible requiere una mentalidad regenerativa.