Columnas

Trump: ¿reelecto?

Pero estamos en el 2020, ¿qué se ha mantenido?

Joe Biden es un candidato flojo. No tiene un discurso radical, apasionante. Tímido ante la presencia de Trump. El uno se queda dormido en el debate, el segundo se lo come vivo. Sin embargo, en la última encuesta de Gallup hoy Biden gana. ¿Por qué? Porque Trump no tiene la capacidad para resolver crisis. Y crisis es lo que más ha tenido. En la pandemia por coronavirus bajó del 49 % de aprobación al 43 %. Que haya sugerido inyecciones de desinfectante, no ayudó. Pero lo que tocó a la ciudadanía fue que mientras se extendía el virus, Trump tuiteaba sobre el aumento de su aprobación. Se empezó a romper el cristal. Trump se fija en su índice de popularidad, antes que en el de muertos. Y de repente: George Floyd. El levantamiento racial en EE. UU. Al Trump tuitear que los protestantes eran matones y que cuando empezaran los saqueos comenzarían los tiroteos, escaló el conflicto. No tiró gasolina a una fogata, arrojó una antorcha a un campo petrolero. Su aprobación bajó al 39 % y su desaprobación subió a 57 %. Ahí entró Biden a ser el indiscutible aliado de Black Lives Matter. La principal exigencia de este grupo de presión es “defund the police”: cortarles el financiamiento. Pero Biden está públicamente en contra de esto. Primero porque el voto de esta comunidad ya lo tiene, y ante Trump no lo va a perder. Y segundo: no quiere perder el voto moderado, del ciudadano no activista que se escandalizaría si le quitan presupuesto a la Policía. Del gringo blanco “promedio” que a estas alturas lo que quiere es paz, que las cosas vuelvan a estar como antes. La mitad del electorado considera que el tema racial va a ser en extremo importante en determinar su voto. El 63 % de la prueba afirmó que confiaba más en Biden para manejar el tema. Con Trump lo más probable es que las confrontaciones se aviven y continúen. Biden cuenta con el voto de los que quieren cambiar el sistema y tiene que captar a los que tal vez no les importe la “justicia racial” pero ven en el candidato calmado la posibilidad de calma. Si la tendencia se mantiene el escenario para Trump es complicado. Pero estamos en el 2020, ¿qué se ha mantenido?