El reto minero

  Columnas

El reto minero

Y siempre preguntarnos si ¿para satisfacer las necesidades de sectores pobres de la población deben ser sacrificadas otras comunidades que ven destruido su entorno y calidad de vida?

¿Cual es la fuente para los “bonos de pobreza” o “desarrollo humano”? Según César Padilla, coordinador del Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina -Ocmal, la urgencia por reparar deudas sociales y económicas acumuladas ha hecho que uno de los énfasis más importantes en los países con gobiernos de izquierda sea la redistribución del ingreso. Y esos bonos en los casos de Ecuador se obtienen de la explotación de recursos naturales como el petróleo y la minería.

De ahí que es importante abordar estos temas “extractivistas”, de peso para un gobierno entrante y para el sector ecologista que durante años ha votado por gobiernos de izquierda pero que no han terminado de revisar que históricamente esa izquierda los ha engañado. En resumen, pagas deudas sociales a cambio de generar deudas socioambientales.

El reto propuesto por Fernando Villavicencio hacia Guillermo Lasso en sus primeros 100 días es realizar una consulta a la ciudadanía que entre otras preguntas incluya la siguiente: “¿Esta Ud. de acuerdo con prohibir la minería a cielo abierto en áreas protegidas y zonas de recarga?”. Recordemos entonces, que el candidato Lasso en su campaña del 2017 y la actual, ha dicho que cree y apoya a la minería con estándares sustentables, que no se extraiga en zonas de recarga hídrica, a partir de 2.800 msnm, y con el consentimiento previo e informado de las comunidades indígenas.

En la consulta popular realizada por Lenín en el año 2017 se preguntó: ¿Está de acuerdo con enmendar la Constitución para que se prohíba sin excepción la minería metálica en todas sus etapas, áreas protegidas, zonas intangibles y centros urbanos?. La respuesta fue: SÍ.

En el cantón Girón el 24 de marzo de 2019, el 86,7 % de los habitantes se pronunció en contra de que se realicen actividades mineras en los páramos o fuentes de agua del Sistema Hidrológico Quimsacocha. En Cuenca se hizo otra consulta en febrero 7 de este año, y el 80,9 % están de acuerdo con la prohibición de explotación minera metálica a gran escala en la zona de recarga hídrica del río Tarqui, Yanuncay, Machángara, Tomebamba y Norcay, según la delimitación técnica de la Empresa Pública Municipal Etapa. Si bien la consulta que propone Villavicencio es nacional y solo se preocupa a cielo abierto, la de Lenín no incluyo áreas de recarga hídrica, las de Girón y Cuenca son solo de sus ríos; se evidencia que estamos frente al reto más importante en materia ambiental y productiva.

Por último, la Constitución en sus arts. 406 y 407 garantiza la no extracción en ecosistemas frágiles, incluido páramo, y la ley minera pondera en las fases de exploración y explotación de los recursos mineros una estrategia de sostenibilidad ambiental con participación social y la veeduría ciudadana.

Viendo esto, ¿será conveniente hacer consultas con preguntas cuya contestación está en nuestras normas legales? Y más vale exigir judicial y administrativamente que se cumpla por parte de autoridades. Dejar lo político a un lado para que entre la administración. Y siempre preguntarnos si ¿para satisfacer las necesidades de sectores pobres de la población deben ser sacrificadas otras comunidades que ven destruido su entorno y calidad de vida?