Columnas

El futuro de los alimentos

"¿Cuál es el futuro de nuestro sector agroalimentario y las principales áreas de oportunidad e innovación dentro de la industria de alimentos y bebidas?"

“La comida es la madre de todos los desafíos de sostenibilidad ”, dijo Janet Ranganathan, vicepresidenta de Ciencia e Investigación del Instituto de Recursos Mundiales, y coautora del estudio Creando un futuro alimentario sostenible”, un menú de soluciones para alimentar a casi 10 mil millones de personas para 2050.

Sin cambios importantes en este sistema alimentario, no podemos bajar 2 grados la temperatura del planeta, como se pretende a nivel mundial por el cambio climático.

En esta semana la Unión Europea ha aprobado su estrategia De la granja a la mesa, que exige que la tierra utilizada para la agricultura orgánica aumente de 8 % a 25 %. Dice que quiere mover la agricultura que está “en competencia con la naturaleza” a un estado más feliz que está “más aliado con la naturaleza”. Pero ir hacia lo orgánico requiere mas extensión de tierra por su baja productividad, y por ende no cumple con el propósito de reducir emisiones de Co2 aun cuando no utilice fertilizantes que provienen del petróleo; y claramente es mejor para la naturaleza, en especial que los polinizadores retornen, se incrementen, el tener más áreas de conservación de bosques alrededor de las extensiones de tierra. Adicionalmente, que el precio de lo orgánico jamás será accesible para una población en su mayoría pobre.

Algunas de las soluciones que se tratan no consisten solo en conminar a los consumidores a que coman menos carne de res y a desperdiciar menos los alimentos. Por ejemplo, señala el estudio en mención, en algunas partes de Brasil, las tierras de pastoreo mejor administradas pueden producir cuatro veces más carne por hectárea que las tierras mal administradas, en parte debido a las diferencias en la salud del ganado y a la forma en que se fertiliza la hierba. Mejorar la productividad en todos los ámbitos reduce la necesidad de talar amplias franjas de selva tropical o cualquier bosque. Explorar nuevos compuestos químicos, evitando que fertilizantes nitrogenados produzcan óxido nitroso, un potente gas de efecto invernadero. Aditivos alimentarios que hacen que las vacas liberen menos metano, otro gran contribuyente al calentamiento global. Limitar el uso de cultivos bioenergéticos, como el maíz cultivado para etanol en automóviles. Financiar investigación. Interacción entre política agraria y la política de conservación.

Para Ecuador, con un nuevo gobierno, en un país catalogado de ingreso medio por el Banco Mundial, que significa que nuestra economía se basa en la agroindustria, con alta necesidad de protección medioambiental y de comercio internacional, se requerirá conocer ¿cuál es el futuro de nuestro sector agroalimentario y las principales áreas de oportunidad e innovación dentro de la industria de alimentos y bebidas? ¿Cómo las empresas pueden reaccionar y adaptarse después de un año desafiante, mientras continuamos construyendo cadenas de suministro agrícolas sostenibles y resistentes? ¿Cuál es nuestra ruta?

La relevancia de esta discusión es que tenemos el problema importante del cambio climático, y el urgente de una sociedad sin hambre y sin desnutrición.

Los suministros alimentarios seguros y nutritivos son la base de la salud, del desarrollo humano y de sociedades productivas.