Lazos de sangre

  Columnas

Lazos de sangre

"A Guillermo Lasso Mendoza y a varios de sus hermanos los he tratado en diferentes etapas de mi vida. Del rebelde no tengo ningún recuerdo"

Aquellos que unen a los hermanos, por ejemplo. En el caso del presidente electo, por repetidas declaraciones del renegado de la familia, esta unión simplemente no existe.

La cara de correísta e izmierdista, lo dice todo. Razones, existirán, pero no me interesa indagar y peor divulgarlas, si las conociera.

Sorprende que habiendo salido del mismo hogar, existan diferencias tan llamativas y dolorosas, publicadas con fines egoístas, empleando un término benévolo. A Guillermo Lasso Mendoza y a varios de sus hermanos los he tratado en diferentes etapas de mi vida. Del rebelde no tengo ningún recuerdo. Por tal motivo, yo creo en el presidente.

Tengo que recordar que en los 14 años perdidos se abusó de los lazos de sangre de una manera poco ética y nada recomendable. Es lo que se dice en medios y redes. La Justicia se encargará de dilucidar esos hechos.

Es lo suficientemente inteligente como para permitir que una voz contraria a su talante interfiera en su propósito de rescatar al Ecuador, sumido en su peor crisis moral, económica y sanitaria. Le conviene recordar aquella frase creada por Cervantes en El Quijote: Deja que los perros ladren, Sancho; es señal de que avanzamos.

No tengo la menor duda de que este gobierno salvador, pasará a la historia. Su tarea será ardua, sin duda alguna, pues aún hay más de cuatro millones de borregos que creen en el prófugo y su robolución. Ellos comerán pasto o algo más, esperando el 2025.

Es posible que los lazos de sangre se extiendan al pueblo que de manera mayoritaria no quiso el cruel destino de los países aniquilados por los mandatos del foro y su aborto.

Señor presidente, en la consulta para borrar al Cpccs, incluya al mamotreto de Montecristi, que sin duda fue la peor ofensa que el prófugo le hizo al Ecuador. Con ella vigente, le saldrán a cada rato pústulas pestilentes que entorpecerán su afán salvador. La Justicia está en buenas manos. Le queda solo buscar a un buen domador para que actúe en el circo capitalino que deberá unirse al rescate.

Su tarea es muy dura. Guillermo, Ud. puede. Inteligencia tiene y arrestos, le sobran. Nuevamente le deseo mucha suerte.