Columnas

Oscuro Ecuador

"¿Va a dejar de ser tan oscuro y misterioso el futuro que llega después de las elecciones? Nadie lo sabe. Yo no tengo una bola de cristal..."

¿Cuánto cuestan las vacunas? Misterio divino. El convenio con las compañías que las venden tiene cláusulas de confidencialidad,

¿A quiénes se les puso vacuna anticipada aunque no eran parte de la población determinada como de primera línea de combate o prioritarias por motivo de su vulnerabilidad en razón de edad o enfermedades catastróficas asociadas? El ministro dice que solo si le insisten revelará los datos a las autoridades judiciales y estas establecerán secreto de sumario mientras el juicio no concluya.

¿Por qué no se acepta una auditoría informática? Otro misterio divino. Cuestión de tener fe. Pese a la experiencia histórica.

¿Cuál es el monto de la deuda externa? Solo es posible establecer un aproximado.

¿Y cuál es la magnitud del desempleo? Las cifras también son aproximadas, como la de los fallecidos por causa de COVID-19. No son posibles de verificar ni aun haciendo autopsias.

¿Y cómo Lula es inocente?, ¿será que es un montaje lo del caso Odebrecht y nadie ha recibido ningún dinero extra a cargo de los sobreprecios en las obras públicas contratadas con esa empresa brasileña y tampoco hubo sobornos en el caso Arroz Verde?

Todo es tan misterioso como el asesinato de Efraín Ruales o el del general Gabela. El tiempo pasa como si buscara que el olvido lo cubra con su inexorable manto y nadie toque más el tema. Por supuesto, sin culpables no habrá sanción y seguirá reinando una conveniente impunidad que mantendrá felices a los corruptos.

¿Va a dejar de ser tan oscuro y misterioso el futuro que llega después de las elecciones? Nadie lo sabe. Yo no tengo una bola de cristal para adivinar el porvenir y apenas me atrevo a presentir que lo que viene no será tan distinto de lo que se va mientras, con escuelas de formación cívica, no convirtamos en ciudadanos a los que ahora apenas son habitantes con cédula. Lo que sí sé es que ese importante trabajo no le interesa ni a los partidos políticos, por eso no la han hecho, ni al ‘statu quo’. Habrá que tomar la tarea desde los movimientos ciudadanos o a partir de nuevas generaciones de políticos. Es importante no demorarla.