Columnas

Fintas políticas

Mucho me temo que en el Parlamento, con maniobras provocadas por su expareja de campaña, se creen situaciones que le jueguen en contra al nuevo presidente...

La unión de hecho entre socialcristianos y CREO duró poco. Estuvieron en una convivencia armoniosa durante la campaña electoral de primera y segunda vuelta porque se necesitaban; los unos tenían candidato y recursos, los otros tenían experiencia electoral y “el control” a la hora de contar las papeletas. Todo iba bien entre los tórtolos hasta que se enfrentaron a la cruda realidad en la Asamblea. No tenían los votos suficientes para subsistir, por lo tanto, se les ocurrió involucrar al tercero en discordia, que les desbarató su tierna relación. Ahora se sacan los cueros al sol socialcristianos y correístas contra CREO, aduciendo que tenían la palabra empeñada en un acuerdo opaco que a última hora se incumplió.

Estos son los bochornos a los que nos tienen acostumbrados los políticos ecuatorianos. Me asombra que con lo duchos que son en estos temas todavía tengan la capacidad de sorprenderse ante estas fintas políticas.

En el artículo anterior tuve el cuidado de calificar el acuerdo alcanzado entre Pachakutik, CREO y ciertos independientes, para nominar las autoridades de la Asamblea, como coyuntural, y no me equivoqué.

Tristemente, no existe una alianza de largo plazo con visión de país, solo la voluntad de hablar, escucharse e ir pactando temas al andar, según la conveniencia de las partes. No nos debería extrañar que en el trajín parlamentario comiencen a sumarse fuerzas para crear mayorías móviles conforme a los intereses de los involucrados.

Lo único concreto es que, hasta ahora, no se ha conformado un bloque macizo de mayoría parlamentaria que tenga una agenda definida con propósitos claros en beneficio del país. Cada agrupación política tiene su agenda y donde van encontrando coincidencias, transan.

Muy complejo y denso veo el horizonte del Legislativo, no tiene norte, ni orden definido. Mucho me temo que en el Parlamento, con maniobras provocadas por su expareja de campaña, se creen situaciones que le jueguen en contra al nuevo presidente, lo que volverá muy pesada su tarea de cumplir con la palabra empeñada.