Columnas

Objetivos climáticos y participación
de la industria en la recuperación

"Los gobiernos necesitan con urgencia destrabar la capacidad del sector privado de innovación e inversión, partiendo con objetivos de reducción de emisiones concretos y ambiciosos para 2030 y 2050"

La pandemia de COVID-19 no debe llevar a que los gobiernos reduzcan sus ambiciones climáticas. Acelerar la transición a una economía sostenible de bajos niveles de carbono puede impulsar la recuperación y, al mismo tiempo, desarrollar resiliencia para el futuro. Otros países podrían buscar inspiración en Dinamarca en cuanto a iniciativas climáticas que además contribuyan a la recuperación económica. El país está poniendo en práctica medidas reales para lograr su objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 70 % para 2030 y llegar a cero emisiones en 2050. Como directores ejecutivos de corporaciones danesas con presencia global en energías renovables, tecnología hídrica y productos farmacéuticos, respectivamente, hemos sido nombrados por el gobierno danés para presidir “asociaciones público-privadas por el clima”, creadas para impulsar la búsqueda objetivos climáticos. Nuestra tarea ha sido desarrollar estrategias integrales para alcanzar las metas de reducción de emisiones en nuestros respectivos sectores de la manera más eficaz en función de los costes. Los gobiernos deberían capitalizar la actual oportunidad de trazar planes de recuperación de medio y largo plazo hacia el doble objetivo del estímulo financiero y la descarbonización. La lógica de aprovechar el sector privado es sencilla. Los líderes de negocios están en la mejor posición para identificar estrategias de reducción de carbono económicamente sólidas dentro de sus propios sectores y conocen de primera mano lo que necesitan de sus gobiernos para destrabar las inversiones privadas. Eso es lo que llamamos la fórmula danesa de colaboración público-privada. Y al aplicar y elevar la escala de tecnologías que ya existen de una manera eficaz en función de costes, los sectores manufacturero, energético, biotecnológico y de las ciencias de la vida podrían alcanzar la neutralidad de carbono para 2030. Además, estos sectores también cuentan con tecnologías y servicios con el potencial de impulsar las reducciones de carbono en otros sectores, como productos y servicios con ahorro de energía y el reemplazo de combustibles fósiles con electricidad verde para descarbonizar el transporte y otros sectores de la industria. La primera medida clave es que los gobiernos deberían fijar objetivos nacionales ambiciosos de reducción de emisiones para cada sector económico, con lo que darían transparencia y certidumbre de largo plazo para las compañías y los inversionistas. Segundo, todos los países tienen que crear las condiciones para un aumento importante de la producción de energías renovables, la electrificación verde y la mejora de la eficiencia energética. Tercero, nuestros gobiernos deberían ajustar sus marcos normativos para elevar al máximo la inversión en tecnologías innovadoras, como bombas de calor, hidrógeno renovable y biocombustibles- a través de un mayor nivel de investigación, desarrollo y despliegue público y privado. De manera similar, se debería reformar las adquisiciones públicas y las políticas fiscales para fortalecer los incentivos que promuevan actividades e inversiones bajos en carbono. Y las empresas de todo el mundo deben asumir la responsabilidad más allá de sus propias emisiones directas, presionando para que sus cadenas de suministro globales impulsen reducciones parecidas. En términos colectivos, debemos asegurarnos de que la pandemia de COVID-19 no nos retrotraiga al mismo estilo de “negocios como de costumbre” que generó la crisis climática. Todas las sociedades pueden hacer más que solo recuperarse; pueden también ponerse en forma para el futuro.