El reino de Twitter

  Columnas

El reino de Twitter

Las decisiones que se toman ahí destruyen a la gente, se lanzan noticias sin verificación, se insulta y se difama. ¿Pero la realidad está ahí en ese minúsculo universo? No. Eso es solo lo que nos quieren hacer creer mientras afuera de la burbuja todo se cae a pedazos.

Han sido días en los que la realidad ha superado cualquier ficción. No es un tema de género, sino de violencia sistemática, a todo nivel, que estalla de la peor forma en ese minúsculo universo que es Twitter en Ecuador.

Justo cuando estamos hartos, desesperados y atemorizados por la inseguridad y la corrupción, ese universo empieza a buscar un culpable, a emprender campañas de acusaciones sin sentido, a promover odio y a generar decisiones arrebatadas, cortoplacistas y poco estratégicas. Un círculo vicioso de indignación y olvido.

Nos falta tanto para entender que no vivimos solos, que nuestras realidades diversas conviven en un espacio común, que es importante escuchar y leer otros puntos de vista (aunque sean completamente opuestos a los nuestros) y que los grandes problemas que tenemos no se solucionan cortando una cabeza sino entendiendo por qué estamos así y cómo llegamos a este punto. ¿No se han dado cuenta de que cada vez que hay un escándalo siempre despiden a alguien pero no cambia nada de fondo?

Vivimos a la defensiva, en un clima social que no permite que la gente se equivoque: ni siquiera nuestra pareja, ni nuestros hijos, ni nuestros amigos. Creemos que tenemos la razón y pretendemos imponerla por la fuerza. Si no se nos permite hacerlo en un espacio, nos sentimos tan prepotentes que nos borramos de él sin buscar un consenso, un aprendizaje. Si no me gusta lo que dices, te bloqueo. Si no me gusta lo que piensas, te cancelo. Twitter no solo se ha convertido en el desagüe de esas emociones bajas, sino que le hemos dado un poder peligroso. Pese a que solo llega al 2 % de la población del Ecuador, parece ser uno de los espacios más influyentes.

Las decisiones que se toman ahí destruyen a la gente, se lanzan noticias sin verificación, se insulta y se difama. ¿Pero la realidad está ahí en ese minúsculo universo? No. Eso es solo lo que nos quieren hacer creer mientras afuera de la burbuja todo se cae a pedazos.