Columnas

Seamos positivos. Superemos el pánico

"La Asamblea Nacional se empieza a enredar cuando se opone a lo que sugiere el Ejecutivo, pero nada dice en contrario que permita una discusión elevada de la que finalmente salga 'humo blanco'"

La dura realidad que vivimos exige una actitud patriótica y honesta de nosotros. Debemos tener muy claro que las soluciones que hay que encontrar para salir de esta crisis están en las manos de todos los ecuatorianos. Por esta razón nos hemos permitido sugerir en varias oportunidades que hay que formar un frente de unidad nacional en el que converjan “tirios y troyanos”, blancos, azules, rojos, empresarios, trabajadores y profesionales para presentar propuestas que deberán ser analizadas sin demagogia y sin afanes políticos. Todas ellas con la mirada puesta en el porvenir del país. Sería detestable que esta unidad se formara solamente con fines proditorios, de sensacionalismo político intrascendente o para demostrar la improvisación de sus actores, que hablarían solamente por hablar, y punto. Lastimosamente no aparece el líder, el conductor (hombre o mujer) que canalice estas inquietudes. Por el contrario, la Asamblea Nacional se empieza a enredar cuando se opone a lo que sugiere el Ejecutivo, pero nada dice en contrario que permita una discusión elevada, de la que finalmente salga “humo blanco”.

Los indígenas, por su parte, se preparan, en momentos tan difíciles, para “tomarse las calles” con motivo del Primero de Mayo y hacer escuchar sus voces. Voces que ya las escuchamos durante los trágicos acontecimientos de octubre del año pasado… Así no se va a salvar a la patria. 

La pandemia del coronavirus, que es menos grave que la del corruptvirus, indudablemente va a marcar un cambio de vida en el Ecuador, y en el mundo. Cambio en lo económico, social educacional, político, fiscal, para lo que debemos prepararnos. Necesitamos cambiar nuestra obsoleta legislación para ir hacia una real descentralización administrativa, para desconcentrar el poder político, pues no sería posible que se sigan conduciendo los destinos nacionales con un sentido centralizador, como sucede ahora, como lo hemos vivido con motivo de esta crisis de salud. 

Esperamos que la justicia actúe con celeridad para que sancione a los ladrones de los dineros del pueblo.