¿Se dará entre nosotros?

  Columnas

¿Se dará entre nosotros?

"No sabemos si héroes pero sí factores imprescindibles en el proceso de enseñar-aprender, resultan ser los educadores"

Según nos hemos ido enterando durante el tiempo de pandemia y luego de que casi todos los países tomaron la modalidad virtual para hacer educación, el concepto que los padres han ido elaborando sobre la figura profesoral ha ido variando desde la idea del profesor servidor al profesor héroe.

En efecto, en muchos países luego de alabar a sus médicos y enfermeras, han pasado a admirar a la figura profesoral después de compartir tan estrechamente padres e hijos el hecho educativo. Los primeros han logrado dimensionar a cabalidad el reto que significa para un educador manejar el aula, hacerse comprender, enseñar y sostener al mismo tiempo el ritmo de la clase, matizado siempre por particularidades, bromas o exabruptos.

Así, mientras los padres han estado a punto de castigar a sus hijos por su distracción, su inquietud o su despreocupación, los profesores han mostrado sus condiciones didácticas para enderezar los pasos de las clases y no permitir que estas se pierdan, mezcladas con risas, bromas o inquietudes.

¿Será que entre nosotros el profesor ya ha alcanzado la categoría de héroe? ¿Será qué ya se comienza a anhelar fuertemente el retorno al aula para obviar la pesada carga de enseñar? Sinceramente no lo sabemos, porque entre nosotros la imagen profesoral estaba muy venida a menos y el educador no era más que otro servidor público; sin embargo, su tarea diaria y denodada, esmerada y mesurada, no siempre fue vista como hoy por los padres.

No sabemos si héroes, pero sí factores imprescindibles en el proceso de enseñar-aprender, resultan ser los educadores. Sobre ellos descansa todo el peso de la enseñanza y la creatividad indispensables para traducir sus objetivos y metas al lenguaje común y llano de los niños y adolescentes.

No sabemos si héroes, ni tampoco tenemos claro que se dé entre nosotros, pero en términos generales la figura del educador sale plena y limpia de esta pandemia porque ha debido darse con toda entereza, practicando modalidades y estrategias distintas en su afán de sacar adelante a los alumnos que tienen a cargo.