Las vacunas en el país

  Cartas de lectores

Las vacunas en el país

Ya se atrasaron un año en las compras, por favor no esperen otro año, sería una variante de ¡genocidio!

Al no conocerse de ningún medicamento que garantice el control de la COVID-19, aunque se están utilizando con relativo éxito anticuerpos monoclonales, muy caros y escasos, el ritonavirus, un antiviral, suero de enfermos recuperados, esteroides y algunas otras cosas sin mayor seguridad, queda claro que la única opción es la vacunación con cualquiera de las vacunas del mercado, tratando de priorizar las que nos den garantías de vacunación masiva, como son las que no requieren mantenimiento en temperaturas de menos de 70° o menos de 40° Celsius. Nuestro país no está en condiciones de vacunar en zonas donde vive más de la mitad de la población que la necesita prioritariamente, con menores posibilidades de permanecer en casa, por disponer de espacios de vivienda precarios, con alta densidad familiar, sin aire acondicionado en la costa o sin calefacción en la sierra, aparte de los grupos lógicos de médicos y afines, policías, bomberos, etc. Pero lo que llama la atención es la incapacidad y despreocupación de las autoridades de salud y de los mandos más altos que no les han llamado la atención y solo han conseguido 8.600 vacunas en enero, esperando 18.300 en febrero, lo que es casi una burla cuando necesitamos no menos de 34 millones, más que nada cuando leemos en las noticias los cientos de miles que llegan a Colombia, Perú, Chile, Bolivia, y con garantía de millones en cortos o medianos tiempos de espera. ¿Ecuador cuándo? ¿No se han dado cuenta de que por el momento la única forma de disminuir el contagio y la mortalidad, y de reactivar la economía es con las vacunas norteamericanas, europeas, chinas, rusas? Señores del gobierno, si no tienen dinero, vendan lo recuperado de incautaciones, presten dinero, pidan ayuda a los bancos, repaguen vacunas y mejoren la triste imagen que están dejando. Permitan que la empresa privada compre vacunas, es otra ayuda y ya lo permitió México. Ya se atrasaron un año en las compras, por favor no esperen otro año, sería una variante de ¡genocidio!

Ricardo Ortiz