La última esperanza para la democracia americana

  Cartas de lectores

La última esperanza para la democracia americana

Twitter es, sin duda, el arma más poderosa de la izquierda para callar a la derecha. En contraste alucinante, esa izquierda ha silenciado a presidentes y dado voz a muchos tiranos. De hecho, Twitter se ha convertido en un Frankestein que ni siquiera su creador, Jack Dorsey, ha podido controlar. Cuando él se dio por vencido, una banda de fanáticos tomó a Twitter por asalto y procedió a promover su agenda de izquierda y a cerrarle el camino a la derecha. Pero ocurrió lo inesperado, un león con el poder galáctico de Elon Musk decidió confrontar al Frankestein y reclamar su título de Rey de la Selva. ¿Quién es este hombre? Musk es, aunque todavía relativamente joven -50 años-, un legendario hombre de negocios que construye cohetes y automóviles eléctricos en sus compañías Tesla, SpaceX, and brain-chip startup Neuralink. Esto lo ha convertido en el más acaudalado del planeta; su capital duplica al de Jeff Bezos y posee 90 veces el capital de Donald Trump. Durante la prosperidad del mercado en 2020, su capital aumentó en casi $ 158 miles de millones en un solo año. En uno de sus tuits el mes pasado Musk declaró: “La libertad de expresión es fundamental en una democracia que funcione”, y puso a temblar a la izquierda vitriólica, convirtiéndose en la última esperanza de salvar a la democracia americana.

Alfredo Cepero