Cartas de lectores

Tareas para cuando sean presidentes

Conozco de un banco que quiere entrar hace más de 12 años y no lo dejan; no existe tampoco oferta.

El desempleo afecta directamente a la economía de los países, lo que se asocia con el desenvolvimiento del dinero, lo cual hace más difícil cualquier cambio a futuro. Me contaron que llegó a un pueblo fantasmal un individuo y se trasladó al hotel, puso un billete de $ 100 en el mostrador, indicando que se hospedaría una semana, pidió ver las habitaciones. El propietario lo mandó con el empleado y presurosamente salió con el billete donde el tendero, pagándole lo que le debía. Este a su vez salió a pagarle con el billete al tercenero. El tercenero corrió donde la prostituta con el mismo billete a pagarle sus servicios; ella pasó a la pensión y pagó por el tiempo que había estado habitando. Al forastero no le gustaron las habitaciones pidió su billete y se fue. Vieron cómo el billete dio la vuelta, satisfizo a los acreedores y se fue tan campante. El nuevo gobierno tiene que decirnos cómo garantizará las asistencias y las prestaciones sociales ante el desempleo. Ya conocemos cómo cultivan los votos en desmedro de la fuerza laboral; fácil es regalar dinero y comida. Lo problemático es dinamizar el área productiva, industrial y agrícola, porque allí es necesario buenos, experimentados y capaces funcionarios. Por desgracia no tenemos exceso de demanda de trabajo ni de oferta. La mayoría de ecuatorianos laboran en puestos para lo que nunca estudiaron o desarrollaron aptitudes, con conocimientos técnicos o científicos. En Ecuador se pide a gritos que venga inversión extranjera, empero, no hacemos leyes para que venga. La coartamos al negar áreas en que se les hará competencia. Si viene una empresa de transporte, los choferes se oponen; si vienen para fomentar y explotar la agricultura ni se diga. La minería es problemática, textiles, turismo, financiero. Conozco de un banco que quiere entrar hace más de 12 años y no lo dejan; no existe tampoco oferta.

Ab. Franklin Lituma M.