Cartas de lectores

Más con miel que con hiel

Las autoridades deben insistir hasta el cansancio que las mascarillas deben ser colocadas sobre nariz y boca, y las que son de niños deben ser usadas por niños, no por adultos, caso contrario...

Las cifras de infectados por COVID-19 en Ecuador aumentan cada día así como el número de fallecidos, pero a pesar de ello, la desobediencia ciudadana no da su brazo a torcer y sigue haciendo de las suyas: fiestas clandestinas por doquier, mascarillas usadas como “cubre barbilla”, y cuando gentilmente se les recuerda su uso correcto responden enfurecidas: “nadie ha dicho que hay que tapar nariz y boca, solo que la llevemos puesta y eso es donde sea”. También se ven personas adultas utilizar mascarillas infantiles; su pequeña dimensión no cubre las áreas de peligro de su rostro y argumentan que son de sus nietos. Este panorama desalentador no es exclusividad nuestra, se replica en otros lugares y es ahí donde la creatividad para ganar más con miel que con hiel se hace presente y es digno de reconocer. Así vemos al padre Sergio de Orotina, de Alajuela, Costa Rica, cantar en el altar para motivar a sus feligreses el uso de las mascarilla: “Sin la mascarilla hay COVID para ti, COVID para mí, no te la vayas a quitar, sube, te tienes que cuidar, te tienes que apartar, sino al hospital vas a ir a parar y si te descuidas te hago el funeral”. Las autoridades deben insistir hasta el cansancio que las mascarillas deben ser colocadas sobre nariz y boca, y las que son de niños deben ser usadas por niños, no por adultos, caso contrario los casos de COVID no disminuirán.

Ec. Marysol del Castillo