Cartas de lectores

“Mandante es el pueblo”

El presidente de la República y la Asamblea tienen la palabra.

La ATM (Autoridad de Tránsito Municipal) se ha dedicado durante toda la pandemia, donde ha sido notoria la ausencia vehicular, a imponer multas por doquier. Los patios del canchón municipal, donde se llevaban decenas de vehículos a diario, se encuentran colapsados. Allí, así se presente la credencial de abogado está prohibida la entrada. ¿Será verdad un rumor que corre a voces entre los conductores de la ciudad de que cada agente de tránsito debe llevar al superior citaciones por jornada de trabajo? De ser cierto se hace necesaria a intervención de la Contraloría para conocer a cuánto asciende el monto de las multas impuestas durante la pandemia. Así como el Gobierno dictó la Ley Humanitaria aprobada por la Asamblea, que flexibiliza las remuneraciones del trabajador, el presidente podría elaborar la norma respectiva para el levantamiento y/o reducción de estas sanciones tan severas a los conductores, y dejar en libertad a los vehículos que constituyen gran parte de la fuerza laboral del país. El presidente de la República y la Asamblea tienen la palabra.

Jorge Sánchez Vega