¡Ha llegado el momento de tomar decisiones!

  Cartas de lectores

¡Ha llegado el momento de tomar decisiones!

El efecto invernadero con el consiguiente calentamiento global no se detiene, mientras las potencias hegemónicas se resisten a crear acuerdos más sostenibles...

El efecto invernadero con el consiguiente calentamiento global no se detiene, mientras las potencias hegemónicas se resisten a crear acuerdos más sostenibles y oportunos porque no desean sacrificar algo de sus inmensas riquezas. Todos estamos gravemente comprometidos en evitar la extinción de la vida en nuestro mundo. Debemos aprender a cuidar y amar a la naturaleza. Es urgente reducir en un plazo no mayor de 5 años la contaminación ambiental, si no lo hacemos se iniciarán grandes cataclismos y enfermedades mortíferas. A la ONU se le debería conceder el poder para crear leyes que penalicen a las naciones rebeldes que no acaten las resoluciones emitidas en beneficio de un mundo sano y de esperanza para la humanidad. No olvidemos que nuestro Dios lo construyó y lo dotó de una riquísima y maravillosa naturaleza para que sea el hogar de sus hijos. Las naciones más poderosas, como EE. UU., China, Rusia, Alemania, Japón, y las menores como Irán, Egipto, Israel, Corea del Norte, etc., no deben ser las que definan el destino de la humanidad, por razones de poder económico y político, pues han creado el gravísimo riesgo de una guerra atómica de impredecibles consecuencias. Continúa la degradación ambiental y el funesto resultado es que en unos 10 años más los océanos y mares inundarán muchas ciudades y puertos costeros por el derretimiento progresivo de los glaciares, creando grandes catástrofes. Un inminente peligro nos asecha.

Alberto Arroyo Tarello