Cartas de lectores

No hay santo sin pasado, ni pecador sin futuro

Mi madre y mi abuela decían lo que hoy dice el papa Francisco: “no hay santo sin pasado, ni pecador sin futuro”, y es una gran verdad, aunque tampoco está escrito en piedra.

Señor presidente Moreno, para seleccionar al nuevo Consejo de Participación o nuevos jueces o nuevos candidatos a las elecciones de los memes del 2021, su designación debió recaer en ciudadanos que vayan a cuidar el bolsillo de los ecuatorianos, que comprendan el valor de la unidad nacional en la diversidad, que demuestren no haber participado en política partidista de ninguno de los movimientos o partidos políticos en decadencia moral; es decir, ni correístas ni morenistas, ni los que arman alianzas estratégicas comerciales sin que les importe la suerte del pueblo y peor chimbadores con caras de socios listos. Este será un requisito ‘sine qua non’, comprendiendo que el derecho para acceder al desempeño de funciones y cargos públicos relevantes. No puede colegirse que el ejercicio de funciones públicas esté libre de toda exigencia y requisitos para quien es llamado a los cargos de responsabilidad con el país; por el contrario, el buen éxito de la gestión estatal radica en unir cualidades de una adecuada preparación e idoneidad profesional, moral y técnica, para garantizar las metas señaladas en la Constitución y en la ley. En cambio, para ciertos cargos técnicos que requieren voluntad política, como en el IESS y el Biess, el Banco Central, las petros, etc., la selección debe ser igual de rigurosa: unir calidad moral, técnica y experiencia en el tema. Es decir, zapatero a tus zapatos. Entendió señor presidente, si no es mejor que siga tramitando el asilo porque si regresa la organización delictiva correísta al poder no podrá esconderse ni debajo de las piedras.

¿Qué fatalidad nos espera a los ecuatorianos decentes, y eso sin contar con la Atamaint y su CNE, que son un karma, y ciertos medios de comunicación que hacen ‘mutis por el foro’?

Dr. Manuel Posso