Una experiencia necesaria

  Cartas de lectores

Una experiencia necesaria

Desde hace más de 30 años tengo unos muñequitos de plástico con la imagen y el tamaño exacto de un ser humano en estado fetal de 12 semanas de gestación. Los muestro cada vez que tengo una presentación pública o en mis clases de Bioética. Han ayudado a que muchas mujeres desistan de realizarse un aborto, pero también han sido objeto de burlas, odios y rencores, como en días pasados, en una presentación al atardecer. Esperamos que los asambleístas, a más de ver en video algún aborto real, puedan tener en sus manos un modelo de plástico exacto a un ser humano en estado fetal, de 12 semanas de gestación. ¿Alguien podría invertir en conseguirlos y entregarlos a los asambleístas?