Cartas de lectores

Quien da su mano, siempre recibe

La vida nos presenta mil y una oportunidades para ayudar y servir a los demás. A nuestro alrededor , encontraremos personas requiriendo nuestro consejo, asistencia y solidaridad. Darnos requiere esfuerzo personal que nos devolverá a cambio grandes satisfacciones y beneplácito. El placer que sentimos al ser generosos con quien requiere de nuestra ayuda, es inigualable. Los seres humanos estamos dotados de muchos talentos y recursos personales que nos hacen únicos e irrepetibles. Esas fortalezas debemos potenciarlas y ponerlas al servicio del prójimo: amigos, familiares, empleados y todos los seres de nuestro entorno.

Esperanza de González