Cartas de lectores

Centro de adultos mayores convertido en centro de acopio

Nuestro deseo es que usted intervenga para que su gran obra no desaparezca.

Señor exalcalde Jaime Nebot, el Centro Gerontológico Municipal Arsenio de la Torre Marcillo que usted fundó hace 12 años es una de sus grandes obras; no puede desaparecer. Mientras usted fue alcalde, dio el apoyo para que el centro tenga personal especializado. Nuestra edad no nos impide ser independientes, productivos. Comenzamos a actuar de manera distinta, lo que para nosotros era un orgullo por las condiciones físicas y mentales que conservamos gracias a las terapias allí recibidas. Hacerlo un centro de acopio para recibir 1.500 kits que van a ser repartidos a familias de menos recursos, no era lo adecuado. Existe Zumar, su otra gran obra municipal, que está en Bastión Popular, con gran espacio físico. Y es por esos sectores que van a ser repartidos los kits. ¿Quién responderá por todo lo logrado en su tiempo de alcalde? ¿Desaparecerá o se destruirá por falta de mantenimiento? ¿El adulto mayor no tiene importancia? ¿Y la necesidad de volver a nuestro segundo hogar? Los días de clases obligatorios son uno a la semana. Si somos 25 alumnos por clase, en un mes o dos meses pueden abrir, asistir 12 alumnos, y la siguiente semana los 13 restantes; las clases serían cada 15 días para cada grupo, pero tendríamos la terapia tan necesaria. Nuestro deseo es que usted intervenga para que su gran obra no desaparezca.

Laura Gómez S.