Bella Zaruma

  Cartas de lectores

Bella Zaruma

Si la ciudadanía zarumeña no actúa ahora con firmeza para rescatarla, la veremos mañana caer en pedazos, por la codicia que no cesa.

El socavón en el centro de Zaruma causó el derrumbamiento de casas de singular arquitectura que datan de la época colonial. La ciudad poco a poco se va destruyendo ante la indiferencia de las autoridades y de sus propios hijos. El trabajo minero irresponsable que se viene realizando por muchos años, sin respeto a la ley que la regula, ocasionó un socavón el 15 de diciembre similar a los que se produjeron tiempo atrás. Si esas labores ilegales no paran veremos otros socavones. Zaruma es patrimonio cultural de Ecuador desde julio de 1990 y a partir de 1998 de la Humanidad. Ante el mundo no hemos sido capaces de cuidarla, embriagados por desamor y ambición, y cerrando los ojos en complicidad por unas cuantas dádivas. ¿Qué han hecho las autoridades locales y provinciales ? ¿El alcalde? ¿Sus hijos? ¿Arcom, como institución estatal que regula la explotación minera? ¿Ha combatido las labores mineras ilegales? Es hora de rendir cuentas al país y al mundo. El daño causado no puede quedar sin sanción. El primer socavón que destruyó una escuela emblemática de la ciudad se produjo el 2 de enero de 2017 y fue el primer aviso de la grave “enfermedad” que padece Zaruma, la ilegal explotación minera bajo su suelo. La hermosa Zaruma, inspiración de poetas, está herida de muerte; los dardos de la ambición desmesurada por el oro han calado profundamente en sus entrañas. Si la ciudadanía zarumeña no actúa ahora con firmeza para rescatarla, la veremos mañana caer en pedazos, por la codicia que no cesa.

Ab. Oscar N. Solano Prendes