Árbitros de la verdad

  Cartas de lectores

Árbitros de la verdad

La opinión pública es el corazón de la democracia y el mamotreto de ley debe ser vetado en su totalidad, el espíritu libertario de la República rechaza leyes mordazas

El proyecto de Ley de Comunicación aprobado por la Asamblea y presentado para aprobación del Ejecutivo es un atentado contra los ‘mass media’ y el pilar de la democracia: la libre opinión política. Es una punta de lanza del monstruo del totalitarismo de imposición del pensamiento único. Con esta venenosa creación legal, la Asamblea constituye al defensor del Pueblo en vehículo restrictivo de la libertad de expresión y árbitro totalitario de la verdad social y política, situación maquiavélica que atenta contra los derechos ciudadanos y la estabilidad política, convirtiéndolo en el moderno inquisidor contra las ideas democráticas. La opinión pública es el corazón de la democracia y el mamotreto de ley debe ser vetado en su totalidad, el espíritu libertario de la República rechaza leyes mordazas. La libertad de pensamiento y expresión son bases de la sociedad democrática y el espíritu pluralista de la formación de la opinión pública, cuya finalidad es que la sociedad esté bien informada, y condición esencial para desenvolverse a plenitud y cabalidad, junto con los demás derechos, que impulsan el desarrollo y progreso del país. Quienes quieren convertirse en árbitros de la verdad tienen cuentas con el SRI, Contraloría, Fiscalía y algunos con la Administración de Justicia. El tóxico mamotreto oscurantista atenta contra la Constitución y viola los principios jurisprudenciales y las líneas de control de la Convención Americana de Derechos Humanos y de la CIDH.

Dr. Franklin Salazar Savinovich