Ocio

Viviana Pazmiño: "Para exportar moda necesitamos más apoyo"

La diseñadora de Afrikana cuenta que parte de su motor diario en el emprendimiento es su hija y por ella se ha reinventando a pesar de los desafíos.

Viviana Pazmiño
La pandemia la sacó de su zona de confort, pero ella no se dejó vencer por las adversidades.Cortesía Eduardo Maquilón/ Umbra Estudio (IG: @umbra_estudioec)

Los alrededores de las calles Luque y Boyacá en Guayaquil eran recorridos por Viviana Pazmiño cada vez que buscaba telas en las concurridas tiendas ubicadas en esas cuadras. Lo hacía en las horas de almuerzo cuando trabajaba como diseñadora en De Prati. Aquel pasatiempo poco a poco tomó forma de emprendimiento bajo el nombre Afrikana.

Pero no fue hasta dos años después de que regresara de Quito, tras laborar en Etafashion, que comenzó a centrarse más en diseñar para su marca. Ya tenía la experiencia de cómo son los clientes de la Costa y la Sierra: desde sus gustos, cómo visten hasta sus siluetas. Pero faltaba algo más.

Cuando consiguió el trabajo en Fashion Monett, sus viajes laborales a países como China, la llenaron de tanto bagaje en el mercado de la moda que decidió romperla con su propia marca. Es entonces cuando empezó la gran aventura que inspira estas páginas y que Viviana compartió con EXPRESIONES.

  • En la tendencia ‘comfy’

Luego de más de doce años vistiendo a la mujer con su marca Afrikana, la pandemia le dio un giro a la toma de decisiones de Viviana. “En la cuarentena me tocó cerrar el local y retirar mi ropa de las tiendas multimarcas. La recesión fue terrible, bajé mi línea de precios y, aun así, los números no me daban”.

Adriana Peñaherrera

Adriana Peñaherrera: “Cuando me visto, soy otra persona”

Leer más

Como no podía dejar de trabajar, empezó a elaborar mascarillas con toda la odisea que conllevaba conseguir las telas antifluidos y elásticos en tiempos de confinamiento. Vendía una parte y la otra se donaba a la fundación de Karla Morales.

Sin embargo, al llegar la nueva normalidad, la venta de tapabocas no podía seguir siendo su sustento. Atrás quedaron los diseños de vestidos para eventos y dio un giro a su marca con la tendencia ‘comfy’, prendas cómodas, versátiles y con estilo para estar dentro o fuera de casa.

A falta de tienda física y en vista de que debía sacar a flote sus colecciones, se arriesgó hacer una fuerte inversión en crear su página web. “La moda puede ser muy linda pero también es un negocio y toca ver números. Entonces el peor riesgo es no arriesgar. Siempre digo que hay que lanzarse a tomar decisiones fuertes, siempre y cuando sean un riesgo medible”, agrega.

Foto de Sistema Grana (33232997)

Vero Carbo: “Tengo una convivencia natural con el cielo”

Leer más

Gracias al boom del e-commerce, las ventas online ya no solo llegan a Guayaquil, también a otras ciudades, lo que demuestra que muchos están optando por el consumo local.

  • "Necesitamos exportar moda"

Como muchos en su rubro, Viviana busca la forma de exportar sus diseños. “Hace un año estuve en Colombia y me reuní con diseñadoras muy reconocidas y que ya están exportando, como Catalina Zuluaga. Ella me comentaba que una de sus claves del éxito es ir a ferias internacionales, donde asisten compradores de tiendas famosas que quieren apostar por el producto de uno”. 

Pero tener uno stand ahí cuesta alrededor de 7 mil dólares, sin contar con que hay que tener un equipo que ayude a llevar la colección. “¿Qué hace Pro Colombia? Para que sus diseñadores tengan presencia afuera, les da apoyo económico o paga los pasajes a los compradores para que viajen a Colombia y conozcan el producto que ofertan los emprendedores. Acá necesitamos lo mismo con Pro Ecuador para poder exportar”, sugiere.

Mayerlin Rodríguez

Mayerlin Rodríguez: "El terremoto y la pandemia me volvieron imparable"

Leer más

“En Ecuador no falta talento, creatividad ni emprendedores; tenemos todo. Pero no hay apoyo para la exportación de la moda nacional”, concluye.

  • ‘Match’ con su hija

En fechas especiales como el Día de la Madre, su hija Mila la inspira en la creación de divertidas colecciones en las que mamá y nena hacen ‘match’ con sus looks. "Ella me motiva a seguir creando. Hay días durísimos, que no sé qué hacer por la difícil situación del país. Pero Mila es mi motor".

Por eso, este año ha sacado más diseños combinados como trajes de baño, pijamas y también línea casual en la que el animal print es infaltable para resumir la vibra de Afrikana.

  • Sobre ella

Esta guayaquileña de 35 años está casada y es mamá de Mila..

Se graduó como diseñadora de moda en Ecuador y luego hizo un posgrado en Administración de Empresas de Moda en España..