Centennials que se volvieron millonarios en poco tiempo

  Ocio

Centennials que se volvieron millonarios en poco tiempo

Gran parte de los que ostentan grandes fortunas obtuvieron su éxito con pequeñas ideas creativas que se volvieron revolucionarias y populares.

RN
Robert Nay creó el juego Bubble Ball y en dos semanas recaudó 2 millones de dólares.INSTAGRAM

¿Puedo volverme millonario a temprana edad? La respuesta es definitivamente sí. Hoy en día una idea sencilla y creativa puede hacerte poseedor de una gran fortuna.

Un título universitario no define tu capacidad ni tu inteligencia. Gran parte de los millonarios obtuvieron su éxito con ideas pequeñas sin salir de su habitación.

Muchos de estos grandes ejemplos están en marcas muy conocidas. EXPREISONES te muestra algunas historias de jóvenes que se hicieron millonarios en poco tiempo. Tal vez encuentres la inspiración que necesitas.

Erica Stanford

Aburrida de su trabajo en ventas y marketing, un día la londinense Erica Stanford se le ocurrió investigar acerca del blockchain (que es una base de datos global donde se construyen las criptomonedas o monedas virtuales). El tema le enganchó tanto que luego, en 2017,con uno de sus amigos, se puso a invertir en bitcoin.

En un principio compró $ 250 en bitcoin, luego $ 2.500 en otro tipo de monedas. A cambio ganó $ 38.000 que usó para pagar sus deudas y ahorrar.

Cada vez ganaba más dinero en su compañía Crypto Curry Clublo que la llevó a renunciar a su trabajo de vendedora y dedicarse al mundo de las criptomonedas. Solo un año después ella percibía $ 26 millones.

Laura Roeder

Laura Roder, de nacionalidad británica, empezó de manera autodidacta a programar su propia página web cuando tenía 12 años. En el 2007, a los 22 años, renunció a su empleo de diseñadora gráfica para dedicarse a trabajar sola en su empresa Meet Edgar. Era el momento en que Twitter y Facebook estaban despegando. Ella hacía páginas web para pequeñas empresas.

Roeder aconsejaba a las compañías sobre qué contenidos querían ver sus clientes y de qué forma podían atraer más visitas. Como tenía muchísima demanda, desde su habitación comenzó a hacer videos sobre el marketing en redes sociales y a organizar webinars, seminarios online, sobre cómo usar Facebook y Twitter para promover pequeños negocios.

Comenzó a vender sus cursos online por un valor de entre $ 45 y $ 220. En su primer año ganó más de $ 1.3 millones.

Monty George y Dan Beckles

Ambos amigos de 21 años originarios de Reino Unido eran emprendedores desde pequeños. El poco dinero que tenían lo juntaban y compraban objetos que luego vendían en Ebay, con un precio mayor.

Un día escucharon que el negocio de los muebles era el mercado online con mayor crecimiento. En 2015 fundaron la empresa Furniturebox y decidieron invertir en sillas y mesas para luego venderlas. Estas se agotaron inmediatamente.

Desde ese entonces se han dedicado a este negocio, ya en su segundo año ellos estaban percibiendo $2 millones.

Robert Nay

Robert Nay es un codificador estadounidense autodidacta que, con apenas 14 años y 4000 líneas de código, creó el juego Bubble Ball en 2010, desplazando al famoso juego Angry Birds.

Lo puso en Apple Story y, en dos semanas, más de un millón de personas lo habían descargado. El público recibió tan bien el juego que Robert ganó $ 2 millones en esas dos semanas.

Fraser Doherty

Con sólo 14 años, este empresario escocés comenzó a hacer mermeladas caseras a través de la receta que su abuela le había enseñado.

Su negocio llamado SuperJam (2007) fue muy rentable desde el principio y en al momento de cumplir los 16 años, uno de los principales supermercados del Reino Unido se interesó por sus productos.

Fraser Doherty comenzó su negocio al sacar un préstamo de $ 9.000 que invirtió para su empresa. Al poco tiempo, sus ventas pasaron de miles a millones de frascos. Actualmente las mermemladas se venden en un increíble número de supermercados alrededor del mundo. Sus libros de recetas se pueden encontrar en Amazon.

La globalización, las redes sociales y la inmediatez de la comunicación han abierto muchas puertas. Y los jóvenes se convierten en millonarios mucho más que en otros tiempos.