Ocio

Ivanna Abad: "Cada vez más mujeres salimos de la zona de confort"

Aunque nació y creció en Machala, donde los negocios son mayoritariamente bananeros, ella rompió el molde y se animó a invertir en el pilates.

Ivanna Abad
Ivanna admite que todavía quedan muchos tabúes por derribar, como aquello de que pilates es solo para mujeres.Cortesía.

Los paseos en la hacienda son parte de sus recuerdos de la infancia. Ivanna Abad (28) creció viendo la cosecha del cacao y respirando el aroma del chocolate sobre la mesa.

Sin embargo, dice que no es de las mujeres que se quedan en su zona de confort. Los caminos la fueron llevando por rumbos distintos. Y una vez que incursiona en los certámenes de belleza conoce lo que hoy es su día a día.

A inicios de 2020 empezó a emprender en el mundo del pilates, en su natal Machala. Pese a que ha logrado salir a flote, su principal interés, sostiene, es derribar tabúes y llegar también al público masculino.

  • Emprender en la capital orense

Desde que tiene memoria, ha visto el movimiento en las haciendas. “Mi familia ha estado vinculada con el negocio del cacao. Y de pequeña jugaba ahí con mis primos”.

Aquel pasatiempo y el olor del chocolate se le viene a los recuerdos. “Machala es una ciudad pequeña y la mayoría de gente vivimos de la agricultura o sino de la acuacultura (camarón)”.

Mientras fue creciendo dice que le gustaba mostrar a las demás personas cómo es el trabajo desde adentro. “Ya sean extranjeros o de otras provincias, los llevaba a conocer cómo es la producción y también la exportación”.

No niega que la tentó la idea de emprender en el negocio agrícola. “Antes pensaba en el sector del banano. Pero ha ido subiendo a un nivel que me resultó imposible emprender en eso. No me daban los números para cubrir el valor de las hectáreas. Y luego pensé también en el cacao. Pero donde podía ir era en el cantón Balao y me quedaba muy lejos”.

La vida la fue enrumbando por otros lados. Con 1,72 m de estatura y figura esbelta se hizo acreedora de títulos como Miss Ecuador Internacional durante el certamen local (2016); y en Japón, donde concursó con las mujeres más bellas del mundo, obtuvo el Miss Internacional América.

En aquella etapa de preparación conoció el pilates y empezó a vincularlo en sus rutinas, hasta que llegó a capacitarse como instructora.

Fue a inicios de 2020 cuando lanza su Studio Aviva en asociación con su tía. “Elegí emprender en algo que podía complementar con mis planes a futuro: estar en Machala, tener un negocio y que a la vez me dé tiempo para ser madre, si Dios lo permite”.

Pilates

Tonifique al máximo con pilates

Leer más

Así partió su idea de invertir en una ciudad donde el común denominador de los negocios son cacaoteros o bananeros. “El camino no es fácil en esta ciudad, es necesario arriesgarse, expandir la mente y salir de la zona de confort”, recomienda.

  • Eliminar prejuicios

Confiesa ser de alma viajera y de los lugares recorridos, Ivanna comenta que “en otros países o ciudades se ve igual número de hombres y mujeres practicando pilates. De mis alumnos, solo tres son hombres, y uno de ellos es mi esposo”.

Incluso, agrega, que al inicio, tuvo una mala experiencia. “Antes grababa mis clases, y las transmitía. Desde ahí, un alumno no volvió más al estudio porque en el trabajo lo empezaron a molestar. Es ese el tabú que se debe eliminar. Si miramos la historia de esta práctica, su creador fue un hombre. Esto es para ellos también”.

Sin embargo, ha habido casos que le demuestran lo contrario. “Tuve un cliente que se inscribió porque tenía varias dolencias, incluso problemas cardíacos. Quedó tan encantado porque no solo tonificó, sino que mejoró su salud. Pero luego debió retirarse porque viajó a Monterrey para realizar su maestría; y me cuenta que allá aún no ha podido conseguir cupo porque los estudios están llenos. Es ahí cuando notas el cambio de pensamiento en otras partes del mundo. A eso quiero llegar”, añade.

Si bien lanzó su negocio un poco antes de que el Gobierno declarara la cuarentena por la COVID-19, no ha bajado los brazos.

La inestabilidad fue lo que más se jugó en las restricciones que impusieron para gimnasios o estudios. Lo que ayudó a mi negocio fue el hecho de que siempre he acostumbrado a ahorrar y, la empatía del arrendador ante la situación. El costo del arriendo bajó. De lo contrario, creo que hubiese quebrado durante la pandemia”, recuerda y asimismo no descarta los Give Away en Instagram, pues ayudaron a dar a conocer su marca.

Ivanna Abad

Ivanna Abad, reina del street style

Leer más

Su empuje para salir adelante es tal, que gracias al emprendimiento ha podido costear su carrera en el Broward College en la carrera Associate in Arts. “He hecho dos cosas a la par, y con mis propios recursos”, refiere y agrega que la mujer de hoy, no debe verse como competencia de otra. 

“Una vez que tienes tu emprendimiento, sabes el esfuerzo que hay para conseguir lo mínimo. A mí me costó lágrimas. Por eso, aunque haya quienes me quieran regalar un producto de su marca, prefiero comprarles. Eso ayuda a que más marcas crezcan y de hecho, cada vez noto que las mujeres emprendedoras estamos siendo más en Machala. Aún falta, porque el mercado está liderado por hombres, pero estamos saliendo de la zona de confort”, concluye.

  • Los hombres también pueden

  1. Elimine el tabú. El pilates no es solo cuestión de mujeres. Tome nota de algunos de los beneficios.
  2. Postura. Si en su ritmo de vida pasa horas sentado delante de una computadora o mirando el celular, es probable que tenga una mala postura en su espalda o cuello. Sin embargo, estos ejercicios ayudan a corregir.
  3. Mente y cuerpo. En la rutina aprende a tomar conciencia de sus movimientos. Esto lo aprende a aplicar también en su día a día.
  4. Respiración. Al entrenar los músculos respiratorios tendrá más resistencia en otras actividades o deportes.

  • Sobre ella

Ivanna Abad está estudiando Administración de Empresas en el Broward College. Tiene un diplomado en Asesoría de Imagen Internacional por Garbo Imagen. Es copropietaria del estudio de pilates Aviva, donde también es instructora.