Hugo Gavilánez: "Hay Hugo para rato para desgracia de quienes me desean mal"

  Ocio

Hugo Gavilánez: "Hay Hugo para rato para desgracia de quienes me desean mal"

La vida del comunicador de RTS estuvo en riesgo a causa del coronavirus. Todavía sufre algunas secuelas.

Hugo Gavilánez
Tiene 72 años. Sus pulmones estaban afectados en un 80%.Álex Lima // EXPRESO

La vida de Hugo Gavilánez (72) estuvo en peligro. El 5 de diciembre del 2020 cayó enfermo con coronavirus. Sus pulmones estaban afectados en un 80%. El comunicador de 'La Noticia', de RTS, aparece en pantalla desde su casa, todavía no va al canal y confiesa que el virus ha dejado secuelas en su organismo.

Carlos José Matamoros

Carlos José: "No quiero ser un viejo cansado y no poder mantener a otro hijo"

Leer más

Generalmente se intuba a los pacientes...

Todavía no están totalmente limpios mis pulmones porque tienen flema. Gracias a Dios nunca fui intubado. Estuve en dos clínicas, en la primera quisieron hacerlo, pero mi familia no lo permitió, luego pasé a otro centro de salud. Ahí me atendió el doctor Luis Zurita, quien prefirió aplicar otro tratamiento.

Una de las medidas fue mantenerme acostado boca abajo, el mayor tiempo posible para que mis pulmones reposen y no se presionen. Así pasaba entre 16 a 18 horas. Mi hijo Xavier también se enfermó, pero de manera más leve.

¿De qué manera su formación militar lo ayudó para sobrevivir a esta enfermedad?

Primero la mano de Dios, luego me ayudó mucho el entrenamiento que recibí en la Armada. Soy comando paracaidista y buzo. Hice cursos muy complicados de Fuerzas Especiales en los cuales se necesita mucha voluntad y tener control mental. Como fui buzo mis pulmones están entrenados para soportar diversas situaciones. Además me fijé la meta de vencer. Mi formación militar me dio la fortaleza que necesitaba.

Henry Bustamante con su padre.

Henry Bustamante: “Cuando hable de mi padre lo haré con el orgullo que siente un hijo”

Leer más

¿Vio la muerte?

Confiaba en Dios y que iba a salir vivo. Mi actitud siempre ha sido positiva. Aunque no puedo negar que la vi difícil.

Mucha gente es cómoda, no se cuida y le deja el problema a Dios...

Son conchudos. Nosotros tenemos que poner de nuestra parte y no dejarle el problema a Él.

A usted lo mataron un montón de veces…

El viernes, una amiga me llamó asustada para decirme que estaban diciendo nuevamente que había muerto. Creo que es la quinta vez. Gracias a Dios, hay Hugo Gavilánez para rato para desgracia de quienes me desean el mal. Dios no me quiso llevar todavía, yo fui a la clínica porque mi hijo se sentía mal. 

Por precaución me hicieron las pruebas, salí positivo y me tomaron una tomografía, mi estado era más delicado que el de Xavier, con una saturación de oxígeno baja. De inmediato me mandaron a la Unidad de Cuidados Intensivos. Aproximadamente perdí 30 libras.

Los sobrevivientes de esta enfermedad sufren secuelas…

Me canso mucho, me ahogo y debo recurrir al oxígeno. No puedo caminar mucha distancia ni hacer esfuerzo. Salgo en pantalla desde mi casa, hago teletrabajo. A veces en los cortes comerciales me agarra ese ahogamiento y debo ponerme oxígeno. Ahora uso un bastón porque mi pierna izquierda me falla con frecuencia. No tengo la movilidad adecuada. Tanto mi hijo como yo aún estamos con medicamentos.

Se vive violencia extrema en la ciudad. El país sigue conmocionado por el asesinato del presentador Efraín Ruales.

Es un caso muy delicado, es un grado de violencia terrible al que hemos llegado. No sé quién nos va a matar primero, el coronavirus o los sicarios, la delincuencia. Creo que los segundos, el sicario no da chance a nada, es más peligroso que la enfermedad, que por lo menos da la oportunidad de que se la trate. El criminal por 100 dólares mata sin importarle nada.

Betty Mata.

Betty Mata: “Efraín vivió su último año con mucha intensidad junto a Alejandra”

Leer más

¿Se teme que este caso no se resuelva?

Llevo casi 35 años en la comunicación. Viví lo de Marco Vinicio Bedoya, lo de Fausto Valdiviezo, no quisiera que después de un tiempo volvamos a hablar y sea para decir que este caso quedó en el olvido, en la impunidad.