Cultura

En Cuenca, las leyendas populares retoman vida a través del teatro

Presentan obras basadas en fábulas e historias. Quienes más disfrutan de las teatralizaciones son los niños.

TEATRO 1
Artistas. Rodeados de público, los actores forman el teatro al aire libre. Con las escenas teatrales se busca dar vida a los mitos e historias de los barrios.Jaime MarÍn / EXPRESO

El grupo Barojo presenta en en el parque Central Abdón Calderón y en el Pasaje San Luis, ambos de Cuenca (Ecuador), una propuesta teatral tipo comedia popular nacida de las fábulas de la época colonial. 

Entre los actores en escena están Cristian Anchundia, Miriam Guallpa, Carlos Lituma y Angélica Vásquez, dirigidos por Piotr Zalamea Zielinski. Ellos se presentan los sábados por la noche y los domingos en la mañana, durante el mes de diciembre.

En la comedia aparecen demonios venidos del infierno, quienes intentan sabotear la preparación de las familias cuencanas para la fiesta del ‘Niñito’. Las situaciones por las que pasan los diablos son jocosas, pero no vencerán, gracias a la intervención del público, principalmente de los niños.

La obra es parte del proyecto ‘Cuenca en Cuentos’ que desde 1998 lleva adelante el grupo con sustento en investigaciones y recopilación de datos históricos populares de la ciudad. “Quienes más disfrutan de las teatralizaciones son los niños y jóvenes, quienes junto a los adultos mayores tienen la oportunidad de conocer y recordar las leyendas, ritos y costumbres de antaño”, adujo Piotr Zalamea Zielinski, director del grupo.

TEATRO 3
La actriz obsequia bocaditos en el momento de la representación de la obra; los niños son los que más interactúan.Jaime Marin

‘Cuenca en Cuentos’, a más de fábulas, cuentos y leyendas, dramatiza a personajes que formaron parte de la vida cotidiana de la urbe en las décadas de los años 30, 40 y 50; como el Atacocos, el Suco de la Guerra, la Beata Michita, Juana de Arco, y otros. Las historias y leyendas son parte del patrimonio cultural de la ciudad, en algunas se revelan secretos históricos poco conocidos, dijo la actriz Angélica Vásquez.

Los personajes son estudiados en su contexto y época, antes de ser representados en el escenario. Son recuerdos de los hombres ilustres, unos populares o imaginarios y otros son teatralizados en los territorios donde presumiblemente se desarrollaron.

Papá Noel

¿Cuál es la verdadera historia de Papá Noel?

Leer más

Con las obras se pretende dar vida a esas historias y leyendas para enriquecer el conocimiento de las nuevas generaciones, añadió la actriz. El grupo de teatro Barojo se ha convertido en una especie de guía turístico.

En coordinación con la Fundación Municipal Turismo y la Arquidiócesis de Cuenca, se ha establecido una ‘Ruta de Leyendas’. Se la cumple todo el año, y de acuerdo con cada época, surge la recreación de los hechos y la dramatización de los acontecimientos históricos de la capital azuaya.

Es el caso de la historia del Atacocos, la que se remonta a las décadas de los años 40 y 50 de la ciudad. El personaje es Manuel Villavicencio, un declamador de poesía popular, alto, bien parecido, poeta y soñador. Muchos se burlaron de sus defectos, otros de sus poesías. “Con frecuencia se lo encontraba en el parque Calderón, en medio de intelectuales, ministros, abogados y gobernadores. Mas estos curiosos se deleitaban escuchando sus discursos”, según el investigador de las tradiciones de los barrios de Cuenca, Adolfo Parra.

Un poema en la catedral

“Asómate a la ventana para darte una manzana, mantención de la semana, palomita cuculí”, era uno de los poemas del Atacocos. La ‘Beata Michita’, representada por Augusta Angamarca, es una leyenda escenificada en la Catedral Vieja, donde hace unos 100 años una mujer llamada Mercedes Coronel, participaba de todos los oficios religiosos. Vestía faldón negro y paño blanco con vivos negros sobre sus hombros. Juana de Arco, personaje de los años 1400, a quien se la acusó de bruja, es revivida a través de María Angélica Vázquez.