La gastronomía al pie de la playa llegó hace 45 años

  Cultura

La gastronomía al pie de la playa llegó hace 45 años

La tradición gastronómica de General Villamil se sostiene en los comedores populares. También mueven la economía del cantón

Intercultural_Playas_General Villamil_Comedores
Ceremonia. La Asociación ‘15 de Agosto’ fue la primera organización de dueños de comedores que se formó en Playas. Hace poco celebró su aniversario y recordó esta historia.Nestor Mendoza / Expreso

Nelly Poveda Yagual, de 75 años, recuerda que en 1973 bajó a la playa por primera vez con un fogón a carbón, una sábana y cuatro varas. Armó una tolda y comenzó a preparar pescado frito con verde asado, el único plato que en ese entonces comenzó a vender en dos sucres a los turistas, que se lo servían sentados en las balsas.

Como le iba bien, invitó a sus vecinas a que hagan lo mismo. Julia Chalén (de 82 años ahora), Carlos Jordán Escalante (78) y Luz María Jordán (75) fueron los primeros servidores que la acompañaron. Así se inició el negocio de comida preparada en la zona de arena de General Villamil (Playas), un momento que hace poco se recordó con una sencilla ceremonia organizada por la Asociación ‘15 de Agosto’, el primer gremio que se formó.

Intercultural_Artesano:Juan Orrala_Valdivia

Recogía los restos de vasijas que luego aprendió a imitar

Leer más

Eran tiempos en que llegaban muchos turistas, y la comida se terminaba muy pronto. “Teníamos que ir a las balsas que llegaban con pesca fresca a comprar más corvinas, para que los blancos (como llamaban a los visitantes en ese tiempo) no se vayan sin comer”, recuerda Carlos Jordán, quien traía la pesca y era dueño de un puesto de comida, donde la cocinera era su esposa, ya fallecida.

Intercultural_Playas_General Villamil_Comedores
Gastronomía. Aunque han ampliado el menú, el pescado frito tiene más demanda.Néstor Mendoza / Expreso

Nelly Poveda recuerda que en total fueron 20 los que comenzaron con el negocio, instalados cerca del desaparecido Hotel Humboldt. Luego fueron reubicados por el entonces alcalde de Guayaquil, Bolívar Cali Bajaña, en 1978, en un terreno en el malecón. Entonces, Playas aún era una parroquia rural de Guayaquil.

Foto de Sistema Granas (8627838)

Canoa, el ‘bus’ que une a 80 comunidades de Esmeraldas

Leer más

Cuando Playas pasó a ser cantón, en 1989, obtuvieron vida jurídica, con fecha 7 de septiembre de 1995, bajo el nombre de Asociación de Comerciantes de Comidas Preparadas ‘15 de Agosto’, en homenaje a la fecha de cantonización.

De ahí en adelante comenzaron a surgir otras asociaciones, pero sus miembros se instalaron en la zona de arena, con la autorización de la ya desaparecida Dirección Regional de Turismo (Dituris) y la Corporación Nacional de Turismo (Cetur). Eran ocho bloques de cemento, con 48 comedores, entregados para su administración a cuatro asociaciones, entre ellas la ‘1 de Mayo’.

Posteriormente, estos bloques de comedores fueron reemplazados por patios de comida. En la actualidad son 60 módulos ubicados en el malecón. Estos últimos los hizo el Consejo Provincial del Guayas, según menciona Ángel Francisco Rugel Alarcón, otro socio.

Gloria Ávila, presidenta de la Asociación ‘15 de Agosto’, menciona que ellos pertenecen a la segunda generación de servidores turísticos. Su madre, Nelly Poveda, le dejó el negocio y ella a su vez se lo heredará a su hija Joaina Tomalá Ávila, hoy de 15 años.

Gloria dice que tenía 10 años cuando su madre le enseñó a freír pescado. Actualmente han recibido capacitaciones en la preparación de platos gourmet, como corvina en salsa de mariscos, langosta al ajillo y otras opciones más. Sin embargo, lo que predomina es la especialidad casera: corvina frita acompañada de salsa de tomate y cebolla.

Es por eso que Gloria Ávila tiene claro que “las asociaciones de comedores en la playa somos el patrimonio gastronómico del cantón Playas”.

La actividad alienta la reactivación

Son 60 módulos de comedores lo que se ubican en el malecón. Estos generan 500 plazas de trabajo de forma indirecta y directa, dice Juan Jordán, del comedor El Bucanero. “Compramos bebidas, mariscos, legumbres, y aunque algunos negocios los maneja la familia, se contrata a cocineros y meseros”. Las autoridades de Turismo no tienen cifras de cuánto inyecta económicamente el sector al cantón, pero Esperanza Yagual, dueña de un local, dice que en temporada alta gana de 300 a 400 dólares diarios.