Belfast, una historia plena en blanco y negro

  Ocio

Belfast, una historia plena en blanco y negro

Esta es una cinta que demuestra que todavía hacen películas como antaño, con mucho de convencional y sentimental.

Belfast
Belfast.Cortesía

Buddy (Jude Hill), chiquillo de nueve años, sabe exactamente quién es y cuál es su lugar… es un niño de la clase obrera localizada al norte de Belfast (Irlanda) que se siente feliz, amado y seguro. Pero en 1969, mientras el ser humano ha llegado a la luna, surge una pesadilla: el descontento social -acumulado- estalla en la propia calle en que el chicuelo vive. Primero es un ataque enmascarado, luego disturbios, saqueos y por último un conflicto que se extiende por toda la urbe, donde los protestantes están contra los católicos. Esto hace que en un instante los vecinos cordiales se conviertan en enemigos mortales. Sus padres (Jamie Dornan y Caitriona Balfe) tratan de apartarlo de este infierno y él encuentra alegría en sus afectuosos abuelos (Judi Dench y Ciarán Hinds), el cine y la chiquilla que le gusta.

Con siete nominaciones al Óscar, las de mejor película, director, guion original, actriz y actor secundarios (Dench y Hinds), sonido y mejor canción (Down to Joy), llega Belfast a los cines ecuatorianos. Un estreno que espero no pase desapercibido por los amantes del buen cine, porque este largometraje es, decididamente, uno de los mejores del año. Con una fotografía en blanco y negro que resulta impecable y por lo cual el filme se convierte, pese a un argumento lleno de violencia, en un poema acerca de la niñez y los recuerdos.

Ser los Ricardo

Ser los Ricardo, la crisis de una pareja mediática

Leer más

En el fondo es un biopic del director Kenneth Branagh, que asienta su valía con el extraordinario reparto que lo acompaña y la forma entrañable con que lo desarrolla. Filme preciosista e “irónicamente tan colorido que hace olvidar que estamos viendo una película en blanco y negro”, afirma la prensa que publica Gran Bretaña.

Es también una película sincera y bien podría suceder que los espectadores recuerden las vivencias de su niñez, entre ellos los consejos del abuelo cuando de chicas se trataba o defensa personal. A esto se añade las calculadas explosiones de color que aparecen en el momento preciso. Todo para enmarcar el examen de conciencia que representan esos momentos de afecto hacia la familia.

El guion es breve y ordenado y, gracias a este, los artistas logran imprimir cualidades especiales a sus actuaciones: Caitriona Balfe (de la serie Outlander) aporta su elegancia natural para dar vida a una madre que anhela el bienestar y tranquilidad de sus hijos pero sin abandonar el sitio que pone en peligros sus vidas. Jamie Dornan es el padre ausente por motivos de trabajo, pero que insiste viajar a otro país a fin de encontrar la paz que dejó de tener la ciudad que habita. Pero quienes se llevan los aplausos son Judi Dench y Ciarán Hinds como los abuelos de Buddy. Actúan con tal naturalidad que ante los ojos del espectador quedan cual imagen exacta de los abuelos que todos recordamos. Aunque sus apariciones no sean extensas, bastan sus secuencias para elevar al filme a la posición en la que ahora se halla: entre las diez mejores películas de toda la prensa escrita, en el mundo entero.

La hija oscura

La hija oscura, la mujer y su más pura intimidad

Leer más

Este es un filme que rompe eso de ‘Ya no hacen películas como antes’. Para que vean que si “las hacen”, me permito sugerirles que vayan a verla.

  • Calificación: * * * * *