Ocio

Ana Galarza: "En la Asamblea hay romances clandestinos"

La exlegisladora volverá a la política, pero antes escribirá un libro de lo que vivió en su época de asambleísta. Afirma que será una tragicomedia.

Ana Galarza
Ana Galarza regresará al ruedo político, pero ahora, indica, no es el momento.Karina Defas

Tras su incidentada salida de la Asamblea Nacional en febrero del año pasado, poco se sabía de la política ambateña, hasta hoy. No falta mucho para que Ana Galarza concluya su carrera de Derecho. La mujer que rechazó la Gobernación de Tungurahua regresará a la política cuando el ambiente esté menos caldeado pero, mientras tanto, alista un libro revelador. Con esta información de primera mano era imprescindible que ella responda a El Cuestionario.

Usted apareció como una Súper Woman en la política que de repente se encontró con una kriptonita, ¿fue así?

Se supone que la kriptonita debilita a Superman, creo que las experiencias que la vida me dio son lecciones. A mí no me han llenado de rencor ni busco vendettas, todo lo contrario, las tomo para ser más humana y humilde.

¿Entonces, en retrospectiva, fue beneficioso para Ana Galarza salir de la Asamblea?

Sí. Todas las cosas pasan por algo. Cuando ocurren en el momento no lo entendemos, pero el tiempo da la razón y siempre serán para bien.

En este tablero de ajedrez tomó bien el jaque...

Un supuesto jaque, como se manejan las cosas por la Asamblea, por lo político, no por lo jurídico, y en base a esa inmunidad parlamentaria cometen muchas violaciones a los debidos procesos. Pero en Derecho Internacional, la justicia está de mi lado.

Tiempo al tiempo, entonces.

El tiempo demostró que la injuria es el arma de los incapaces, cuando no pueden opacarte van a tratar de destruirte con la calumnia. Pero, fíjate, soy la que se encuentra en paz, en su país, con su familia, disfrutando contigo de una colada morada y de una espectacular noche estrellada en Quito.

¿Y quién no lo está?

Daniel Mendoza, quien fue uno de los que más tuvo prisa para que me destituyan, en este momento se encuentra privado de su libertad. Viviana Bonilla está sentenciada a ocho años... son las vueltas que da la vida.

El karma existe.

Es el equilibrio que pone el Universo. Si no puedes hacer el bien a alguien, no permitas que le hagan el mal. Es palabra divina. Soy imperfecta, pero trato de caminar por un sendero donde mis hijos puedan seguir mis pisadas y estén a salvo.

Llamó la atención verla llorar cuando siempre fue una mujer enérgica y de hablar fuerte.

Fue una injusticia porque nunca se comprobó que los diezmos existieron, jamás. Con la investigación que se llevó a cabo se demostró que fue así.

De reina de belleza pasó a ser reina de la política. ¿Ahora reina de qué es?

Reina del hogar y del trabajo.

¿Y su reino dónde está?

En Ambato, con mi rey Paco, mi esposo.

¿Se equivocó en algo?

En contratar a alguien que es un enajenado mental. Para un trabajo de fiscalización no tenía que haber tenido conmigo trabajando a una persona que delira.

¿Volverá a la política?

Habrá un retorno, pero no es el momento.

Es cierto que le propusieron ser gobernadora de Tungurahua

Sí, el presidente Lenín Moreno me lo propuso, pero no acepté. Como respondí anteriormente, no era el momento.

Ana Galarza
La exlegisladora es psicóloga organizacional y está por terminar la carrera de Derecho.Karina Defas

¿La Asamblea sería un circo o un castillo del horror?

Es una tragicomedia. No sabes si reír o llorar. Podría escribir un libro de lo que viví en la Asamblea, lleno de magia, bandos, romances clandestinos de tendencias totalmente opuestas, la extrema izquierda con la extrema derecha. Eso no se contará en esta entrevista, pero no se pongan nerviosos los románticos, se usarán seudónimos (risas).

Cuidado la mandan a saludar.

¡Uy!, no, que no me manden a saludar (risas).

¿Y usted mandaría a saludar a alguien?

Pero a mi estilo, un saludo protocolario, de bienvenida.

¿Dejó algún ‘lazo’ en el camino?

¿Guillermo? (risas). Tal vez. Cuando salí ya no era parte del bloque de CREO y había dejado de tener un contacto permanente con él. Le deseo lo mejor, pero la tiene bien difícil, espero que todo lo bueno lo acompañe.

“Salí y ahora la Asamblea Nacional tiene los mismos niveles que el antiguo Congreso, nauseabundo frente a la opinión pública. Muchos de los que estaban ahí hoy se encuentran privados de su libertad mientras yo duermo abrazada con mis bebés”.