El ruido en la Víctor Emilio Estrada llega a 82 decibeles cuando el nivel de 50 es lo saludable

  Guayaquil

El ruido en la Víctor Emilio Estrada llega a 82 decibeles cuando el nivel de 50 es lo saludable

Por las quejas de los habitantes el Cabildo estudiará la bulla un mes

ruido
Acción. El Municipio mide y analiza los ruidos en la Víctor Emilio Estrada.Cortesía

Los ruidos son tantos en la avenida Víctor Emilio Estrada, en Urdesa, que afecta hasta a quienes desean conversar en las mesas de los restaurantes que están ubicados en esta zona, y ni qué decir a quienes viven cerca de la vía; tal como lo relató EXPRESO en un artículo publicado días atrás, donde los moradores señalaron que cada vez son más las casas que se convierten en negocios, lo que agrava el problema. “En Urdesa el uso de suelo no se respeta, incluso en los tramos donde debería ser solo residencial”, dijeron.

ruido

Guayaquil: Kennedy, la ciudadela más ruidosa

Leer más

A la residente Lola Vargas, esta situación le ha generado dolores de cabeza cada vez que el ruido se torna insoportable, como lo ha denunciado.

Y en efecto, Urdesa es ruidosa. Así lo determina un mapeo preliminar realizado por la Espol, que refleja que la máxima medición del ruido en esta avenida llega a 82,3 decibeles (dB), a las 13:00, cuando lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como también lo publicó este Diario, es que jamás estos niveles superen los 50 (dB).

RUIDO EN URDESA (7095837)
Escena. La avenida Víctor Emilio Estrada un día miércoles por la mañana.Freddy Rodriguez

De hecho, el promedio regular en esta arteria no baja de los 72,2 dB, lo que a decir de la ciudadanía resulta “preocupante”.

USO DE SUELO DE VIVIEN (7062457)

Guayaquil: “El cambio de uso de suelo no se debe hacer sin un estudio”

Leer más

Ante este escenario y luego de lo solicitado por la comunidad, la Dirección de Ambiente, Sostenibilidad y Cambio Climático en conjunto con la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) realizarán un plan piloto de mediciones de ruido en el sitio.

Estas, según lo dieron a conocer a través de un correo electrónico, se realizarán por 30 días, y luego de esto se plantearán alternativas para mitigar el problema.

La medida es recibida con agrado por los residentes, que sin embargo exhortan a que este estudio se amplíe a lo largo de otras calles, en especial en las que se han convertido en residenciales y comerciales a la vez, por el cambio de uso de suelo.

“Hacer este análisis es un buen paso, pero es fundamental que también se hagan otros estudios, como el de la contaminación ambiental. Los carros no usan el filtro para mitigar la emisión de monóxido de carbón, vemos el hollín en todos lado”, precisó Washington Martínez, presidente de la Asociación de las Ciudadelas del Norte.

Con este punto concuerda el morador Fernando Ampuero, quien asegura que es deber de la autoridad no solo hacer respetar las ordenanzas respecto al ruido, sino a todas las existentes y que, al ser incumplidas, afectan el buen vivir y hasta el estado de ánimo de las personas.

Por su parte las autoridades municipales enfatizaron, a través de un boletín, que se va a poner más atención al ruido que genera el transporte público. “Lo que buscamos por medio de estas mediciones, primero es evaluar el estado actual, luego tomar medidas correctivas si es necesario, para brindar una mejor calidad de vida a las personas y que puedan disfrutar en los restaurantes”, indicó Isabel Escobar, coordinadora de Planificación de Movilidad de ATM.