Giovanny Reyes: El rey de las botellas antiguas

  Guayaquil

Giovanny Reyes: El rey de las botellas antiguas

La colección de este restaurador es extensa. Anhela entregarle a la ciudad los objetos que reflejan su historia

El rey de la botella
Aunque en sus inicios como coleccionista comenzó con la filatelia, Giovanny Reyes tuvo que abandonarla tras la muerte de su padre.Freddy Rodríguez / EXPRESO

Su casa ubicada en un tradicional barrio de Guayaquil es lo más cercano a un museo. En ella, Giovanny Reyes, restaurador y anticuario de 58 años, guarda celosamente miles de piezas adquiridas en sus diversos viajes dentro y fuera del país, de quienes se han despojado de pertenencias que simplemente ya no las quieren o les son un estorbo.

Daniel Mestanza

Daniel Mestanza, exparticipante de Masterchef, le apuesta al arroz con pollo de carreta

Leer más

Ejemplo de ello es la placa metálica que tiene inscrito el día en que fue inaugurado el edificio donde funcionó el Ministerio de Agricultura y Ganadería (1986), y que Giovanny rescató, días después de su demolición (2014), de un camión de basura. Iba a ser chatarrizada junto a otros desechos.

Reyes la pintó con los colores originales, negro y bronce, le sacó brillo y logró restaurar aquel ‘pedazo de metal’ que forma parte de la historia de la ciudad.

botella1
Junto a los envases más antiguos guarda los stickers de papel que estas usaban o con los que se las identificaba.Freddy RodrÍguez

Las mesas de antaño y estantes repletos de todo tipo de cristalería y fina cerámica ‘vintage’ están por los rincones de la casa de tres pisos. Así como las enormes lámparas tipo araña y candelabros que penden del tumbado. Incluso hay un sinnúmero de ellas embodegadas y listas para armar. Todo está inventariado.

estilista

Estilista canina ecuatoriana está en el top de las mejores de América Latina

Leer más

Los cuadros también tienen su espacio. Posee varios de Enrique Tábara, a disposición de los amantes del arte pictórico. De una de las paredes cuelga uno en especial, el de la bailarina y coreógrafa española Tórtola Valencia. El guayaquileño Antonio Bellolio la pintó durante la visita que hiciera la artista sevillana a la urbe porteña a mediados del siglo XIX. Su icónica imagen trascendió a través de los jabones Maja de Myrurgia.

Para Reyes, coleccionar y restaurar artículos que otros desechan, más que una pasión, es una vocación que lleva arraigada en sus genes. Heredó el talento de su abuelo y su padre, ambos virtuosos en recuperar antigüedades, muñecas rotas e inservibles, así como imágenes religiosas, entre ellas las de la Catedral.

botella3
Cuadros, esculturas, mesas de antaño y de importancia histórica, son parte de su colección.Freddy RodrÍguez

A los diez años aprendió las primeras técnicas de restauración en el taller donde creció y que luego fue perfeccionando.

Relata que de niño siempre tuvo un sueño, restaurar el monumento más importante de Guayaquil: la Columna de los Próceres del 9 de Octubre de 1820. Su anhelo finalmente se hizo realidad tres décadas después, cuando su empresa ganó el concurso propuesto por el Cabildo porteño para recuperar la imagen del ansiado monumento.

Aunque en sus inicios como coleccionista se inclinó por la filatelia, tuvo que abandonarla tras la muerte de su padre. Fue un amigo, conocedor de la historia, que guarda los artículos que fueron parte de la ciudad, quien le sugirió que coleccionara botellas de gaseosas, idea que confiesa no le gustó para nada. Sin embargo, una vez que empezó con un envase no paró más. Posee cerca de 500, de las diferentes marcas que refrescaron a los guayaquileños, como Fioravanti, Coca-Cola, Pepsi, Old Colony, Champagne, Crush, Quil Cola, Tropical, entre otras, incluso guarda las de la Sierra.

“Tengo colecciones completas de las botellas de cola y de agua mineral Güitig”, indica el restaurador mientras mueve varias de ellas con mucho cuidado.

botella2
Reyes guarda, además, los frascos de leche antiguos que se utilizaban en la ciudad y el país.Freddy RodrÍguez

Entre sus reliquias consta una especial, uno de los envases de vidrio fabricado en Inglaterra, entre 1912 o 1914, que el empresario Francisco Narváez usó en la fábrica que abrió en Jipijapa, Manabí, para embotellar su gaseosa. De Riobamba rescató una botella de agua mineral Sultana, que aún mantiene el sticker de papel, frágil y amarillento; también está la de la desaparecida bebida Frutal.

Tengo colecciones completas de las botellas de cola y de agua mineral Güitig. Tengo, además, frascos de leche que se usaban hace cinco décadas aqu

Giovanny Reyes, coleccionista y restaurador

En Loja se hallaron frascos de color verde de una bebida gasificada, que en lugar de la tapilla metálica usaba una bolita de plástico que al presionarla permitía tomar el líquido.

Tiene envases de las diferentes marcas de aceite que usaban las amas de casa para cocinar y frascos de todos los tamaños que pertenecieron a la antigua perfumería Victoria, en los cuales venían las esencias con las que preparaban perfumes. O los envases de la limonada americana de la botica HG, que antiguamente llevaba el nombre del farmacéutico Holger Glacer.

father-2695667_1920

No siempre la culpa es de los padres

Leer más

“También guardo los frascos de leche que se usaban antiguamente como de Indulac, Huancavilca, Ilesa o Industria Láctea Ecuatoriana S.A. Me falta la Pluca, que no la he conseguido, pero tengo la de Frisia, la de la planta municipal de Guayaquil, mi colección está a un 95 %”, explica Giovanny, quien es padre de dos hijos, un abogado que está empapado del negocio y otra estudiante de Leyes, que es quien maneja las redes sociales. Es por medio de estas plataformas como TikTok e Instagram que ha logrado que la gente se interese en la historia que guardan sus objetos. 

PROYECTO

  • SU ANHELO

El anhelo del anticuario es que Guayaquil se quede con esas pertenencias que son parte de su historia y que él estaría dispuesto a entregar.

“Sería bueno que Guayaquil tuviera todo esto en un lugar como un museo temático. Esto es parte de la historia de los guayaquileños, sería interesante que nuestra alcaldesa piense en lo que es mostrar la historia de los refrescos de la ciudad y del país. Atraería al turismo de una manera inconmensurable y podría estar en la zona rosa o cacaotera. Entrego las botellas como nuevas, eso déjenmelo a mí”, sostiene Reyes.