No siempre la culpa es de los padres

  Buenavida

No siempre la culpa es de los padres

Una psicóloga despejó dudas acerca de por qué ciertos jóvenes escogen el 'mal camino' aunque hayan recibido buenos valores en su hogar

father-2695667_1920
Los padres siempre deberán ser el referente de sus hijos y no facilitarle o solaparle sus actos conviriténdolos en inútiles.Pixabay

"¿Qué le pasó?, no era así", "¿En qué momento se dañó?", "¿En qué andará metido?, pobres padres", "¿Y por qué siempre nombran a Dios?"... Son varias de las interrogantes que saltan cuando nos enteramos de que un amigo, conocido o personaje mediático está inmerso en algún escándalo sea del tipo que fuere. A qué se debe que aquella persona a la que todos recuerdan como buen hijo, alumno responsable y con padres llenos de valores haya desviado su camino. La psicóloga clínica, terapeuta y escritora, Mariana Bermúdez, con 15 años de experiencia en esta actividad, respondió las interrogantes.

"La parte espiritual es elemental en el ser humano y no siempre esta alineada a la religión como tal. Sino como un esquema que a veces se vive y otras no. Es más o menos como cuando vamos a la escuela, la terminamos, pero no todos salimos con el mismo aprendizaje, entonces creo que es un tema delicado, no podemos irnos en contra de la religión por estar constituida por seres humanos", indicó Bermúdez.

familia

Recarga al 100 % tu salud mental

Leer más

Decir yo no robo, pero señalar al otro es caer en el mismo círculo vicioso. Es mejor reflexionar, antes que criticar.

Mariana Bermúdez, psicóloga

La solución según la psicóloga es cambiar todo nuestro sistema anticorrupción que empieza desde casa. "Desde la programación que le damos a nuestros hijos y que va desde no robar el wi-fi del vecino, pagar nuestros impuestos, no coimar a nadie en instituciones para evitarles cualquier esfuerzo que los convierta en personas superficiales lo que les impide ser productivos. Esa congruencia debe de empezar desde la casa y enseñarles la honestidad. Hacer énfasis en la integridad. Eso es lo que deben enseñarles a los chicos y no solo a través de la palabra, sino del modelamiento que son sus padres. Son esas incongruencias las que hacen que el joven se confunda", señaló la experta.

Para Bermúdez no siempre los padres son los culpables de las acciones de sus hijos. "Si ya son adultos están en su derecho de tomar sus propias decisiones y equivocarse, no siempre es culpa de los padres. Si cometieron un error, esto los hará rectificar y los volverá a conectar con los valores y a retomar una nueva vida en la que ya aprendieron con dolor que el camino no es por lo fácil y lo ilegal".

father-daughter-1476167_1920
Conciencia e integridad, dos claves para ser buenas personas.Pixabay

Admitió que hablar de este tema donde se juntan muchas veces la educación, religión y valores es complicado y delicado ya que el ser humano es vulnerable a la equivocación y a hacer cosas que no son correctas. "Es importante desde esa empatía no tirar piedras, sino reflexionar. Uno dice, 'Dios nos libre de estar del otro lado o yo jamás cometería cosas similares', pero somos vulnerables ante el poder y otras cosas incorrectas, hay que reflexionar y aprender y la mejor manera de blindarnos es el hecho de creer en nuestra conciencia y fortalecer nuestros valores, y saber que lo íntegro me sostendrá y me hará sentir orgulloso de lo que soy", aconsejó la psicóloga.

abrazo de mama

Las caricias y sus beneficios

Leer más

Decir yo no robo, pero señalar al otro es caer en el mismo círculo vicioso, ya que es más fácil ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. "Es mejor reflexionar, antes que criticar", sugirió.