Guayaquil

Coronavirus: 18.000 comercios quedan libres de pagar por su consumo de agua

El servicio de 2 meses será subsidiado por Emapag y la Alcaldía

A1-6446164 (16446164)
Hecho. La medida cubre el pago de marzo y abril de este año. Agencia (ag-extra)Archivo

La noticia le ha dado un respiro a las familias de escasos recursos de la ciudad, durante esta crisis sanitaria generada por el coronavirus. Son alrededor de 221.000 familias a las que la Alcaldía de Guayaquil y la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guayaquil  (Emapag), les subsidiará las planillas de marzo y abril, siempre que el consumo no sea mayor a los 15 metros cúbicos de agua potable al mes.

A1-6451593 (16451593)
Agua. No pagarán quienes consuman hasta 15 metros cúbicos. Archivo
Alborada robo amarillo

Coronavirus: Menos alertas por robos tras el cambio de semáforo en Guayaquil

Leer más

MINUTO A MINUTO | Coronavirus en Ecuador y el mundo: todas las noticias actualizadas

Lo mismo pasará con 18.000 comerciantes, que por mantener ese rango de consumo, quedan libres de cancelar por el servicio.

Para Jahir Villegas, propietario de un local de venta de repuestos de celulares, ubicado en la ciudadela Pradera 3, la medida que, según informa Emapag en un comunicado, apunta a reactivar la economía; le resulta oportuna.

Villegas ha quedado endeudado. Por la crisis sanitaria, se vio obligado a cerrar su local y, como técnico en computadoras, tampoco realizó trabajos extras a domicilio.

“Por más que me promocioné, por el temor al virus nadie me llamó. Llevo dos meses sin hacer nada, he vendido hasta equipos tecnológicos que tenía. La semana pasada me reactivé, pero no me ha ido bien”, reconoce.

Que la planilla le marque en cero, por lo tanto, dice, es un respiro. “El problema lo tengo ahora con CNEL, soy uno de los afectados a los que la planilla le salió altísima, pese a que no abrir nunca el local...”, lamenta.

MOVILIDAD EN LA CIUDAD(31771874)

Josué Sánchez: "Hemos solicitado al COE que no se reactive solo una parte del aeropuerto"

Leer más

Para Santiago Contreras, quien también resultó beneficiado con la medida, es necesario que los consorcios del resto de servicios básicos opten también por establecer ayudas similares.

“No buscamos que nos den todo gratis porque para eso hemos venido trabajando. Pero necesitamos ayuda. La enfermedad, además de penas, nos ha quebrado. Aún analizando si mantendré, con el tiempo, vigente mi local”. Contreras es propietario de un bazar.