Guayaquileña: “El civismo es un compromiso que no puede irse de feriado”

  Guayaquil

Guayaquileña: “El civismo es un compromiso que no puede irse de feriado”

El puente de tres días en honor a la Batalla del Pichincha genera descontento entre ciudadanos.  Sugieren más promoción para acercar a los más jóvenes

ENTREVISTA SOBRE SIMBO (8207372)
Homenaje. Carmen Avilés recuerda aquella bonita tradición de colocar la bandera afuera de los hogares durante las fechas históricas.Miguel Canales Leon

Son pocos los que asistirán a los eventos organizados en conmemoración a la Batalla del Pichincha. Son aún menos los que colgarán sus banderas afuera de los hogares. Con el feriado a la vuelta de la esquina, se ha puesto en segundo plano al civismo, característica que, de acuerdo a diferentes ciudadanos, “no puede perderse en ningún momento y peor al celebrar una fecha histórica”.

REMODELACION DEL PARQU (8167378)

La Ruta de la Independencia resurge y se cuela en el feriado

Leer más

En Guayaquil, los eventos iniciaron con una serie de conferencias sobre el proceso independentista. A estas ya asistió Silvia Vélez, presidenta de la Asociación Cultural Cerro Santa Ana, quien destaca que “es perfecto que sean en el Salón de la Ciudad porque así los jóvenes se interesan por saber más de su ciudad”.

El Municipio hace todo lo posible para que la gente asista, pero falta promoción porque no hay interesados. Hace semanas fue la Cabalgata Bicentenaria y ya se olvidó.

Silvia Vélez de Martínez
presidenta de la Asociación Cultural Cerro Santa Ana

Sin embargo, se lamenta que la asistencia ha sido leve, ya que “no hay la promoción suficiente”. Recuerda que, antes, esta fecha no se vivía con mucho patriotismo en la urbe porque su énfasis estaba en Quito, pero ahora que se sabe que la ciudad fue parte del proceso independentista, puntualiza que falta promoción, “porque se debió promover desde el mismo 9 de Octubre. Ahora quedó para última hora”.

Agrega que eso se evidenció en la pasada Cabalgata Bicentenaria, donde “la gente se hacía presente, pero ni siquiera sabía qué se conmemoraba”.

Disposición.Las fechas de descanso se mueven según lo establecido en la Ley Reformatoria a la Ley Orgánica del Servicio Público y al Código de Trabajo.

A Carmen Avilés, presidenta de la Fundación Símbolos Patrios, le desagrada que se pase el feriado al lunes 23 porque “es necesario mantener la memoria histórica, especialmente en los más jóvenes”. Si bien considera que cambiar la fecha “es una falta de respeto a la patria”, dice que “lo más importante es demostrar nuestro civismo”.

LAURA GOMEZ LIDER URDESA

Laura Gómez: la mamá de Urdesa, del civismo y de los valores

Leer más

Ella, quien estuvo 20 años a cargo de la promoción cívica en el Municipio, comenta que “nadie debe quedarse sin participar porque así es cómo se pierde el patriotismo y el civismo”.

También hace hincapié en que son pocos los que cuelgan la bandera afuera de su hogar y que se deja pasar “lo mucho que hay por celebrar en mayo, como el nacimiento y fallecimiento de Vicente Rocafuerte, el nacimiento de la República del Ecuador al separarse de la Gran Colombia y la Batalla del Pichincha”.

Vi lo que sucedió en Quito con el mural y me molestó mucho. La culpa es de la ciudadanía porque dejamos pasar estas cosas. No sé qué pasa, pero el civismo está muriendo.

Carmen Avilés
presidenta de la Fundación Símbolos Patrios

Por su parte, Luis Chica, líder comunitario en la Alborada, está de acuerdo en que el feriado se lo pase al lunes. Él da sus argumentos. “Así no hay un corte de la semana laboral y los feriados siempre son una oportunidad para reactivar el turismo”.

Pero su postura cambia al enterarse de algunas obras presentadas en los últimos días, como la pasarela inspirada en uniformes militares o el mural de Pokémon, en Quito, que “son una falta de respeto que, al largo plazo, hacen que el civismo se pierda”.

Explica que no es culpa de los jóvenes ni de estas actividades, sino de su educación porque “ya no se les inyecta el sentido patriótico”.

“Los desfiles y otras actividades ya no llaman la atención porque el verdadero interés surge en el colegio a través de enseñanzas que valoren, recuerden y los haga sentir orgullosos de su patria”, argumenta.

Así, destaca algunas de las tradiciones durante su juventud, donde se honraba a la bandera cada lunes en su colegio, se pintaban las calles, los vecinos colgaban la bandera y adornaban la fachada de sus viviendas. Asimismo, se escogía a una reina y había eventos barriales con competencias y premios que motivaban a los más jóvenes.

Me gustaría que haya una ordenanza municipal como en mi niñez donde era emotivo salir del brazo de mis padres para ver las casas engalanadas y celebrar con el pueblo.

Luis Chica
líder barrial
Escudo Nacional

Homenajes de estudiantes y militares fortalecen el Día del Escudo Nacional

Leer más

Al retomar la actualidad, su patriotismo sigue haciéndose presente. Revela que el próximo martes estará en el parque de su comunidad, en la etapa 11 de la Alborada, para izar la bandera ecuatoriana y que, como en las otras fechas conmemorativas, estará con música alusiva a la fecha para que se unan sus vecinos.

Otro de los líderes barriales que exhorta a eventos comunitarios es Geofredo Calle, presidente del Comité Promejoras de Urbanor.

Él invita a los interesados al Bosque Protector Palo Santo, en su barrio, porque, afirma, “habiendo tantos lugares para promover el turismo, el feriado solo impulsa a que la gente salga de la ciudad”. Explica que la urbe tiene los espacios suficientes para hacer tributo a los próceres. “Si no visitamos estos lugares, se pierden. La playa del Guasmo, que ahora solo sirve para vender drogas, es un ejemplo”.

Denuncia que “las celebraciones solo se dan en el centro de la ciudad y no se considera a los barrios y ciudadelas suburbanas”.

La celebración se conmemora el día que es. Si fuera por mí, que no haya feriado. La gente lo que más necesita es trabajo, sobre todo ahora que se perdió tanto tiempo.

Geofredo Calle
presidente del Comité Promejoras de Urbanor

Además, “por tradición, hay que celebrar el feriado el mismo día que es”. Argumenta que la conmemoración no debería tener un día libre porque “la gente lo que más quiere es trabajar y este no es el momento de vacaciones”.

Él es contundente y le atribuye la falta de civismo a las autoridades: “Todos tienen la culpa: El Gobierno por mover el día, el Municipio por promover las actividades y la Gobernación por no hacer nada”, concluye.