Deportes

Wilson Caicedo, en el nombre de la Carrera EXPRESO

El corredor de 63 años no aceptó que este año se deje de hacer la prueba y corrió simbólicamente 10 km. Cumplió ruta, día y hora

Wilson Caicedo Carrera Expreso
Tesón. El atleta corrió 10k solo por las principales calles del centro y norte de la urbe, siguiendo la ruta que ese día y a esa hora debía cumplir la EXPRESO. Terminó en la puerta de este diario.Christian Vásconez / Expreso

No hubo línea de partida, ni el operativo de seguridad que año a año suele cerrar la intersección de las calles Olmedo y Malecón, pero a las 07:00 Wilson Caicedo ya estaba ahí, solo, puntual y calentando. El hombre de 63 años, quien ha corrido 35 de las 45 ediciones de la Carrera atlética Diario EXPRESO, se propuso “no dejar morir” la competencia este año, que por la pandemia se suspendió, y así lo hizo a lo largo de 10 kilómetros.

Vestido con una pantaloneta verde fosforescente, una camiseta de Ecuador y empuñando 2 banderas, una del país y otra de Guayaquil, este hombre de la tercera edad, al que muchos les podría parecer “loco”, ya que bien se pudo quedar en su cama descansando un domingo por la mañana, tuvo una de las iniciativas más cuerdas por el deporte y por el significado que puede llegar a tener una competencia deportiva.

Para Caicedo, la carrera es su vida. Viene compitiendo en ella desde 1974 cuando se hizo la primera edición y él solo tenía 17 años. Dejó de correrla de 1990 al 2000 porque tuvo que renunciar a los entrenamientos debido a que sus hijos entraban a la universidad. Ayer, uno de ellos, Xavier, le sirvió de personal de apoyo conduciendo una pequeña moto que le iba abriendo camino, dándole ánimos e hidratándolo en cada tramo.

No hubo la señalización que antes le iba indicando el kilometraje de la carrera, pero Wilson se sabía la ruta de memoria. Tenía que subir 4 puentes, el que pasa por el hospital Luis Vernaza, el del Cementerio Patrimonial, el de la Universidad de Guayaquil y el 5 Junio, algo que había olvidado, pero que pudo superar sin mayores inconvenientes gracias a que siempre está en actividad.

  • Wilson Caicedo Carrera Expreso
    Apoyo. Xavier Caicedo Flores (i), hijo de Wilson, y Génesis Mosquera, ahijada, fueron su equipo. Llevaron un mensaje.Christian Vásconez / Expreso
  • Wilson Caicedo Carrera Expreso
    Ingenio. El atleta usó el número que le dieron en 2019, solo le reescribió la edición que sería (46) y su carrera (36).Christian Vásconez / Expreso
  • Wilson Caicedo Carrera Expreso
    Simbolismo. Génesis Mosquera, ahijada de Wilson, le colocó una medalla que él mismo llevó tras llegar a EXPRESO.Christian Vásconez / Expreso

Uno de los momentos más emotivos fue cuando el hombre de 63 años pasó junto al cementerio. Aunque no paró, se persignó y lanzó un beso volado; minutos más tarde Caicedo confesó que saludaba a su padre, quien murió hace 11 años y al que le debe su amor por el atletismo. Él fue quien lo inscribió a su primera Carrera EXPRESO cuando se fijó en la velocidad de Wilson, mientras corría marcando las tarjetas de los buses que controlaba.

De vuelta en el recorrido, el tramo en el que Caicedo mostró cansancio fue casi al kilómetro 7, entrando a Urdesa. Bajó un poco el ritmo, pero ahí estuvo su hijo para darle fuerzas: “Dale Caicedo, que te falta poco”, “métele caña que ya llegas”. A lo que el corredor respondía jadeando: “Vaaamos”.

A poco menos de 1 kilómetro de completar los 10k, el tiempo pareció eterno. Wilson decidió que la llegada sea afuera de Diario EXPRESO, tal como en los inicios. Hizo 52 minutos. No estuvo el listón de la meta, ni una banda de guerra para recibirlo, pero se llevó una medalla honorífica aún más importante: el de que gracias a él este año sí hubo carrera.

"No solo es la prueba, sino todo lo que significa... El año que viene, tras la pandemia, seremos más fuertes que nunca".Wilson Caicedo, corredor

Marathon Runners, otro tributo en la Kennedy

Marathon Runners Guayaquil
Corredores de todas las edades se reunieron en las afueras del parque lineal de la ciudadela Kennedy.Cortesía

Los integrantes del grupo guayaquileño de corredores Marathon Runners tampoco dejaron pasar desapercibido el día en que se hubiera realizado la Carrera EXPRESO, aunque desde otro punto de la urbe. En su agenda estaba marcada la prueba, de ahí que ni la pandemia los hizo cambiar de planes.

Ivonne Núñez, Julio Guamán, David Vaca, Duval Suqui, Flavio Quiroga y más de una veintena de atletas de todas las edades llegaron por iniciativa propia al Parque Lineal de la ciudadela Kennedy, tomando todas las precauciones del caso.

“Es triste no correr la EXPRESO. Lamentablemente lo sucedido con esta pandemia nos obligó a cambiar muchas cosas. (Ayer) Debía ser un día de fiesta para los amantes de este lindo deporte, no se pudo, pero confiamos en encontrarnos el próximo año”, dijo el ultramaratonista Suqui.

Simbólicamente corrieron unos metros, utilizando mascarillas y conservando la distancia.

Esta vez no pudo ser, pero todos se cuidaron para estar en buenas condiciones cuando nos volvamos a ver. MGD