Deportes

Un US Open con más opacidad que brillo

Sin las máximas figuras, con contratos en que los tenistas renuncian a reclamar si se contagian o mueren de COVID y muchas críticas, el torneo resiste

US Open 2020
Restricción. La cancha principal del Centro Nacional de Tenis no volverá a lucir así, pues este año el torneo se jugará sin público.Archivo

Son ya cuatro tenistas top 20 menos en varones y otras 4 damas de ese nivel las que han desertado, mientras que la filtración de un contrato donde la Federación de Tenis se deslinda de toda responsabilidad si algún jugador es contagiado o muere por COVID-19, encendió el ‘avispero’ el lunes. Con todos esos ingredientes, y más, el Abierto de Estados Unidos 2020 se roba los focos de atención en medio de una pandemia que no da tregua.

El torneo no se detendrá. Del 31 de agosto al 13 de septiembre está fijada la fecha y todo apunta a que será inamovible, más aún cuando las críticas de los mismos astros del deporte se van apilando sin que los organizadores parpadeen.

“No quiero viajar, aún hay muchísimas preguntas y dudas sobre la celebración del US Open y no voy a exponerme”. Con esas palabras, el suizo Stan Wawrinka, actual # 17 del mundo, exteriorizó hace menos de una semana el sentir que en su momento también tuvieron el español Rafael Nadal (#2), el australiano Nick Kyrgios (#40) y del suizo Roger Federer (#4), este último lesionado, para dar un paso al costado del Grand Slam neoyorquino.

En damas la situación es similar. Ayer, la rusa Svetlana Kuznetsova, ganadora del Abierto de EE.UU. 2004, se sumó a la lista de bajas en la que ya estaban la australiana Ashleigh Barty, actual # 1, la ucraniana Elina Svitolina (# 5) y la holandesa Kiki Bertens (# 7). Todas preocupadas por la pandemia. La semana que viene se puede adjuntar Simona Halep (#2), quien tomará la decisión luego de jugar el torneo de Praga.

46 por ciento

Se redujo el premio del torneo de dobles para este año. De 740.000 dólares, pasará a 400.000 dólares.

Como si fuera poco, la Federación de Tenis de Estados Unidos (USTA) avisó el lunes en un documento a los jugadores y jugadoras que tienen previsto competir que elude cualquier responsabilidad sobre posibles contagios e incluso muertes por la COVID-19, mientras que tanto la ATP como la WTA se encuentran negociando un seguro para todos los participantes.

“Yo asumo voluntariamente la responsabilidad total sobre cualquier riesgo, incluyendo la muerte, que pueda suceder conmigo u otras personas que entren en contacto conmigo, como resultado de mi presencia en las instalaciones, ya sea por negligencia del NTC (National Tennis Center) o de otro modo”, dice parte del contrato.

Otra de las cruces del torneo serán los premios. El monto total a repartir será de 53,4 millones de dólares, por debajo de los 57 millones de 2019, el más alto en la historia del Abierto. Sin embargo, en el balance el premio económico por jugar la primera ronda subirá un 5 % este año, de 58.000 a 61.000 dólares.

"No creo que se deba realizar bajo la actual situación. No será la misma sensación. El riesgo ya lo vimos en el torneo de Djokovic".Carlos Avellán, entrenador y extenista ecuatoriano
"Es necesario hacerlo, por el bien del tenis y de la reactivación de nuestro deporte en general. Se han tomado medidas bastante estrictas".Diego Hidalgo, integrante del equipo Copa Davis Ecuador