Deportes

La imagen de la Ecuafútbol se desinfla

Escándalos judiciales, constantes cambios de mando y cruces de acusaciones proyectan una mala percepción de la entidad

Congreso
Poco tiempo duró la tan anunciada unidad de la nueva dirigencia del fútbol ecuatoriano.Archivo

Desde el 4 de diciembre de 2015, fecha en la que Luis Chiriboga fue detenido -acusado de lavado de activos- el nombre de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) ha sido constantemente relacionado con escándalos a nivel nacional e internacional.

A Chiriboga, quien logró mantenerse al mando de la FEF durante 17 años, se lo vinculó en el caso FIFAGate, cuya investigación está a cargo de la Fiscalía de Estados Unidos.

En noviembre del 2016 el dirigente fue ingresado a la cárcel. La sentencia inicial fue de diez años; después su pena se redujo a seis años.

"No entendemos por qué se entregó en hipoteca abierta al Banco del Pichincha los bienes en Guayaquil de la Ecuafútbol".
Nassib Neme, presidente de Emelec.
Federación Ecuatoriana de Fútbol

Jaime Estrada fue ratificado como presidente de la Ecuafútbol

Leer más

Fue así como llegó a su fin una etapa de estabilidad dentro de la matriz del balompié nacional, marcada por sendas clasificaciones mundialistas en diversas categorías, pero con constantes polémicas que llegaron a involucrar a la FEF en temas judiciales, como el denominado Caso Coyotes, que terminó con sentencias para el entonces coordinador de la selección nacional, Vinicio Luna, y el médico de la misma, Patricio Maldonado.

Poco después Luna volvería a la entidad con otro cargo y, posteriormente, le brindaría servicios de traslado mediante una agencia de viajes.

MALA FAMA

Para vergüenza de los amantes del rey de los deportes, la FEF comenzó a llenar espacios de crónica roja, mientras los daños colaterales llegaban al fútbol en todos sus estamentos (equipos, selecciones, etc.).

Además de los cuestionables vínculos que se le imputan a Chiriboga, y que desembocaron en su sentencia, hoy continúan saliendo acusaciones a la luz pública. La última, proveniente de Francisco Egas.

“No hay que dilapidar los recursos, porque en ese momento esos equipos decidieron estar del lado de la ilegalidad, decidieron romper sus contratos sabiendo lo que podía suceder”, afirmó el directivo, en relación al dinero perteneciente a la FEF que Chiriboga habría desembolsado para ayudar a Deportivo Quito, en su época de mayor crisis económica.

La administración de Carlos Villacís también tuvo reparos, el mayor de ellos la deuda adquirida con el técnico Hernán Darío Gómez, con quien se tuvo que llegar a un acuerdo para pagarle una millonaria indemnización, luego de su nefasto paso por la Tricolor.

Federacion
Después de la salida de Luis Chiriboga, sentenciado por lavado de activos, la estabilidad en la presidencia de la Ecuafútbol ha sido una utopía.Miguel Rodríguez.

Los argumentos para reestructurar el actual directorio de la FEF, pasando a Egas de la presidencia a la tercera vocalía, tienen que ver con supuestos malos manejos financieros y políticas dictatoriales.

Jaime Estrada, quien el 1 de mayo fue ratificado como nuevo timonel de la Ecuafútbol, afirma que su antecesor manejó la institución como una especie de propiedad privada, al punto de autorizar “individualmente” un incremento de hasta el 50 % del presupuesto aprobado en el Congreso Ordinario para la contratación del técnico Jordi Cruyff. Así las cosas, el nuevo seleccionador ganaría 6’000.000 de dólares, en lugar de los 4’000.000 aprobados.

La supuesta entrega -en hipoteca- del edificio de la FEF en Guayaquil a un fideicomiso de un banco vinculado familiarmente con Egas, apuró su cambio de puesto en el directorio.

Así las cosas, el balompié ecuatoriano pasó del orgullo de las clasificaciones mundialistas y la obtención de títulos internacionales de clubes y selecciones, a la vergüenza del cruce de acusaciones de malos manejos, investigaciones y sentencias judiciales, vínculos delictivos y otras cosas que terminan haciendo que la pelota se manche.  

LOS CLUBES MARCAN SU TERRENO

El calificativo de “circo” que Esteban Paz le dio al Congreso Extraordinario que ratificó a Jaime Estrada como nuevo presidente de la Ecuafútbol provocó la reacción de los presidentes de tres clubes grandes del país.

En un carta que circula en las redes sociales (con nombres, pero sin firmas), los principales de Emelec, Barcelona y El Nacional cuestionaron la ausencia de Paz en el cónclave, el lugar donde, según ellos, debía exponer su criterio y no en las redes sociales.

“No vamos a personalizar nuestras diferencias y reconocemos la autoridad del directorio en respeto de los reglamentos, que usted obviamente pretende ignorar”, se señala en la misiva.